Última hora

Última hora

Bolivia pone fin a la "fuga eterna" del terrorista italiano Cesare Battisti

Bolivia pone fin a la "fuga eterna" del terrorista italiano Cesare Battisti
@ Copyright :
REUTERS/Sergio Moraes
Tamaño de texto Aa Aa

La "fuga eterna" del exmilitante de extrema izquierda italiano Cesare Battisti ha concluido en la localidad boliviana de Santa Cruz de la Sierra. Condenado a cadena perpetua en 1993 por cuatro asesinatos perpetrados en la década de los 70, Battisti, que niega haberlos cometido, ha pasado cerca de cuatro décadas huyendo de la Justicia.

Su detención, por un equipo de la Interpol compuesto por agentes brasileños e italianos, ha tenido lugar un mes después de que "desapareciera" de Brasil, cuyo Tribunal Supremo había ordenado su detención para que fuera extraditado.

Battisti, que en la actualidad tiene 64 años, fue miembro de una facción de las Brigadas Rojas llamada Proletarios Armados por el Comunismo (PAC) responsable de varios asesinatos en la segunda mitad de los años setenta del siglo pasado.

En su larga fuga, encontró refugio en Francia, México y Brasil, donde se instaló en 2004. Detenido en 2007, la justicia brasileña aceptó extraditarle dos años más tarde, pero dejó la decisión final en manos del entonces presidente, Lula da Silva. Este, que actualmente está en la cárcel por corrupción, rechazó extraditarlo el último día de su mandato, el 31 de diciembre de 2010. Pero la "continuidad" que suponía la presidenta Dilma Rousseff se quebró con la llegada al poder de Michel Temer en 2016. Battisti temía que el mandatario cediera a las presiones e intentó huir a Bolivia un año más tarde, pero fue tenido en la frontera.

El cambio de Gobierno en Brasil fue clave

La victoria del ultraderechista Jair Bolsonaro en las elecciones presidenciales de Brasil precipitó los acontecimientos. El nuevo presidente era un firme partidario de su extradición a Italia, pero su predecesor en el cargo, Michel Temer, quiso acabar su mandato firmando la orden de extradición. En una suerte de revancha, Jair Bolsonaro ha sido quien ha hecho pública la noticia de la detención de Battisti en Bolivia. Italia, donde los populistas y la extrema derecha comparten el poder, no ha tardado en dar las gracias al mandatario brasileño.

El ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, ha expresado su agradecimiento a Bolsonaro y a Bolivia, a través de Twitter, ha recordado que Battisti es "un delincuente que no merece una cómoda vida en la playa sino acabar sus días en la cárcel... Mi primer pensamiento va a los familiares de las víctimas de este asesino, que durante demasiado tiempo gozó una vida que vilmente quitó a otros, protegido por la izquierda de medio mundo", ha dicho Salvini, quien ha informado de que "un avión italiano vuela ya hacia Bolivia".

A través de la redes sociales, el titular de Justicia, Alfonso Bonafede, ha incidido en el dolor causado: "El tiempo pasado no ha sanado las heridas que Battisti dejó en las familias de sus víctimas y en el pueblo italiano, así como que no ha disminuido el deseo humano e institucional de obtener justicia".