Última hora

Última hora

Cesare Battisti aterriza en Italia tras 37 años huido

Cesare Battisti aterriza en Italia tras 37 años huido
Tamaño de texto Aa Aa

Cesare Battisti ya está en Italia. 37 años después de huir del país, el exactivista de extrema izquierda aterrizó este lunes en Roma, desde donde fue trasladado a la cárcel de Rebbibia.

Battisti llegó en un vuelo proveniente de Bolivia, tras varias décadas huido en Francia, México y Brasil. El sábado era detenido en la localidad boliviana de Santa Cruz de la Sierra. Durante el domingo se especuló con que fuera llevado a Brasil, pero finalmente voló directamente a Italia, donde pesa sobre él una condena por cuatro asesinatos.

"Las cosas han cambiado, y los que cometen errores pagan las consecuencias", decía a la prensa en el mismo aeropuerto el vicepresidente y ministro de Interior Mateo Salvini. "Italia es un país soberano, libre, respetuoso y respetable, y por eso gracias al cambio de clima político después de 37 años finalmente Battisti será enviado a donde merece estar. Es un asesino, un delincuente, un cobarde que nunca pidió perdón. Este no es un punto final, sino un punto de partida."

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, celebró la entrega de Battisti "no por sus ideas políticas", sino "por los cuatro crímenes que cometió". El presidente Sergio Mattarella también se ha felicitado del arresto. Por su parte, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, señaló que Brasil "no será más refugio de marginales o bandidos disfrazados de presos políticos".

Andrea Sabandin, hijo de una de las víctimas de Battisti, celebra su extradición. "Es un capítulo que me gustaría cerrar después de 40 años. Ha sido muy doloroso, porque cada año que pasaba recordaba lo que ocurrió, lo hemos vivido de una forma trágica y dolorosa".

Maurizio Campagna es hermano de Andrea Campagna, otro de los asesinados por Battisti. "Me gustaría preguntarle, no solo a Battisti, sino a todos los terroristas, y si hubiérais ganado vuestras batallas, con la sangre de todos esos italianos, ¿qué estaríais haciendo ahora?".

El exmiembro de Los Proletarios Armados por el Comunismo fue condenado a cadena perpetua por matar a cuatro personas a finales de los años 70, si bien él siempre negó los hechos. Se fugó en 1981, y durante tres décadas estuvo huido primero en la Francia de François Miterrand y después en México y Brasil, donde Lula Da Silva impidió su extradición. De vuelta a Italia, cumplirá su condena en la prisión de Oristano, en Cerdeña.