Última hora

Última hora

Theresa May apuesta por el "trabajo en equipo" como única vía para sacar adelante el Brexit

Theresa May apuesta por el "trabajo en equipo" como única vía para sacar adelante el Brexit
Tamaño de texto Aa Aa

Otro día de trabajo y otra votación a superar. Tras su aplastante derrota del martes en la votación sobre el acuerdo del Brexit, Theresa May acudía el miércoles de nuevo al Parlamento, esta vez para un debate sobre el desempeño de su gobierno.Una moción de censura convocada por la oposición del que la primera ministra esperaba salir victoriosa.

Pero esa victoria no fue tan holgada como esperaba, y tan solo los votos del DUP, el partido unionista de Irlanda del norte, acabaron salvando a May y al país de unas nuevas elecciones. Cada vez más acorralada, May volvió a comprometerse a sacar adelante el Brexi:

"Creo que este deber es compartido por todos los miembros de esta Cámara", decía la premier en el Parlamento. "Para ello he propuesto una serie de reunionesen los próximos días entre parlamentarios de alto nivel y representantes del gobierno. Y me gustaría invitar a los líderes de los diferentes partidos a que se reúnan conmigo de manera individual, y me gustaría empezar estas reuniones esta misma noche." concluía May, muy consciente de que el tiempo apremia si se quieren cumplir los plazos de salida acordados con Bruselas.

La oposición de la oposición

Para Corbyn, sin embargo, no es todo tan sencillo. En su intervención, el líder de la oposición recordaba que "antes de que pueda haber discusiones positivas sobre el camino a seguir, el gobierno debe acabar claramente, de una vez por todas, con esa perspectiva catastrófica de un Brexit sin acuerdo y con todo el caos que eso supondría".

Consciente del hartazgo generalizado, May quiso también lanzar un mensaje de calma a la población, ya entrada la noche, en el que volvió a lanzar la pelota al tejado de la oposición:

"A partir de mañana se celebrarán reuniones entre altos representantes del gobierno, incluída yo misma. Me decepciona que el líder del Partido Laborista no haya optado hasta ahora por participar, pero nuestra puerta sigue abierta", decía la premier.

Con el 29 de marzo cada vez más cerca, las oportunidades se agotan y Theresa May tiene claro que a los diputados del Parlamento solo les queda una opción, por extraña que suene: trabajar juntos y ponerser de acuerdo.