Última hora

Zaatari, el último refugio del exilio sirio

Zaatari, el último refugio del exilio sirio
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Zaatari, un campamento en punto muerto

Este es el campo de refugiados de Zaatari, al norte de Jordania, junto a la frontera con Siria.

Antes de documentar el segundo campo de refugiados más grande del mundo y el mayor de Oriente Medio. Wissam estudiaba ingeniería eléctrica en la Universidad de Damasco. Hasta que un día, hace algo más de 7 años, estalló la guerra y tuvo que dejarlo todo, como le cuenta a nuestra enviada especial, Anelise Borges.

Wissam, a la espera de retomar sus estudios

"Primero empezaron las manifestaciones, y luego llegaron los enfrentamientos de grupos opositores armados

Fue entonces cuando decidimos huir a un lugar tranquilo. Oímos que Zaatari abría sus puertas a los refugiados....así que dejé mis estudios para venirme aquí con mis padres".

La guerra de Siria marcó el destino de Wissam Ryabi. Los combates que destruyeron su hogar y obligaron a su familia a escapar de Siria han cesado en su mayoría. Las fuerzas leales a Bachar El Asad tomaron el control de las zonas ocupadas por los rebeldes en el centro y el sur de Siria, incluida la localidad de Deraa, donde vivía Wissam. En teoría, su familia podría volver ahora si quisiera ... pero en la práctica no es posible:

"Me encantaría volver a Siria, asegura Wissam, pero aún no es seguro volver. Si volviera, tendría que alistarme en el Ejército.

Temor al reclutamiento forzado

El temor al reclutamiento forzado ha mantenido alejados a muchos jóvenes como Wissam.

Y para aquellos que alguna vez formaban parte del Ejército, la situación es aún más complicada. Alí, que prefiere no revelar su verdadera identidad, desertó hace años.

"No quería ser cómplice de tantos asesinatos, sólo quería irme. Pero cuando terminé el servicio militar obligatorio, no me dejaron hacerlo. Me retuvieron en el Ejército un mes, dos meses, tres meses. No pude soportarlo más".

Miedo a las represalias

Para los jóvenes que desertaron del Ejército de Bashar El Asad o no cumplieron el servicio militar, el regreso a Siria ni se les pasa por la cabeza. Temen acabar en prisión de por vida o incluso peor, ser torturados :

"He oído que algunos que regresaron para acogerse a la Amnistía y regularizar su situación en el Ejército, acabaron en las comisarías, golpeados y torturados. Los retienen un tiempo y los van pasando de un sitio a otro dándoles palizas costantes. Luego entran en el Ejército, sí, pero salir es imposible."

"La situación es muy mala. Conocemos historias de personas que vuelven para alistarse y luego desaparecen en las comisarías, Pasan de tres y hasta cuatro meses encerrados, y munchas veces , ni vuelven".

La guerra en Siria desplazó a más de la mitad de la población del país.

Casi 6 millones de personas encontraron refugio en los países vecinos Jordania, Líbano, Turquía, Egipto e Irak.

Países que ya de por sí sufrían una gran tensión política y económica antes de recibir a millones de sirios y que ya han respaldado la iniciativa de Rusia para facilitar el retorno de los refugiados.

De momento, la agencia de la ONU para los refugiados afirma que "no apoya ni ayuda" con ninguna iniciativa la vuelta a casa de los sirios.

El último refugio mientras haya refugiados

Pero el campamento seguirá existiendo mientras haya refugiados que necesiten ayuda. Marwa Hashem es portavoz de la ACNUR del campamento de Zaatari.

"Es comprensible que la gente quiera volver, pero desde la perspectiva del ACNUR, su regreso a Siria debe garantizar su seguridad y dignidad. Algunas de estas personas están regresando pero también hay muchos que se quedarán aquí. El operativo seguirá y seguirá habiendo necesidades".

"Siempre hemos dicho que lo que buscamos no es una solución humanitaria, sino una solución política".

Con el avance imparable hacia la victoria de las tropas de El Asad, ha llegado el momento de que las autoridades de Damasco ofrezcan las garantías suficientes para que vuelvan los sirios que aún permanecen en el exilio

Anelise Borges en el campamento de refugiados de Zaatari, en la frontera entre Jordania y Siria, para Euronews.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.