Consiguen medir nuevas nanopartículas potencialmente dañinas

Consiguen medir nuevas nanopartículas potencialmente dañinas
Tamaño de texto Aa Aa

El aire está envenenado por pequeñas partículas emitidas por los coches. Cada año, la contaminación atmosférica mata de forma prematura a casi medio millón de ciudadanos de la UE. En toda Europa los científicos trabajan en soluciones innovadoras para este problema.

La contaminación afecta a cualquier ciudad europea con mucho tráfico. Parte de ella son esas partículas tóxicas emitidas por los motores. Los automóviles nuevos y de bajo consumo producen menos CO2, pero a la vez emiten nanopartículas diminutas difíciles de medir.

Hay nanopartículas casi tan pequeñas como el gas

Según el director del proyecto Downtonten, Zissis Samaras "algunos de estos coches, como los equipados con motores de inyección directa de gasolina o algunas motocicletas, pueden emitir grandes cantidades de partículas muy diminutas, tan diminutas que no pueden medirse con los métodos existentes, por esta razón no están reguladas por la normativa actual".

Las partículas de menos de 23 nanómetros penetran profundamente en los pulmones y llegan a la sangre ensuciando nuestro organismo. En el aire, las partículas emitidas reaccionan con otros compuestos en un proceso de "envejecimiento atmosférico". Las sustancias nocivas se adhieren a las nanopartículas y pueden agravar enfermedades cardíacas o pulmonares.-air-quality-and-health)

Muertes prematuras por nanopartículas

¿Cómo es el proceso para medir las nanopartículas?

El proyecto europeo Downtoten trabaja para recrear este proceso de "envejecimiento" en el laboratorio.

El director Samaras añade: "como seres vivos, estamos sufriendo las consecuencias de esta serie de reacciones. Así que aquí trabajamos en tratar de entenderlo mejor. Recopilamos los datos necesarios con nuestra tecnología para evaluar los combustibles que usamos, así como sus efectos en la salud, no sólo en la salud humana".

Para sus experimentos, los investigadores enganchan el tubo de escape del coche a sus instrumentos para medir esas partículas ultrafinas. El mismo proceso de "envejecimiento" que tarda horas y días en la atmósfera se acelera dentro de este sistema. Paralelamente, las reacciones se simulan en el ordenador.

Según el profesor de ingeniería mecánica, Ananias Tomboulides, "el conocimiento obtenido de los experimentos es bastante limitado, pero estos sistemas digitales proporcionan una precisión mucho mayor. Usamos este modelo para sacar mejores resultados y entender mejor el proceso".

El sistema de medición también se realiza en la calle

El sistema fue diseñado para llevarlo en un coche y estudiar su emision fuera del laboratorio. El vehículo puede salir del laboratorio y circular por la ciudad. Registra las emisiones en tiempo real, desde su máxima velocidad hasta su detención.

El siguiente paso es trasladar esta tecnología al mercado. Los investigadores esperan que la industria implemente este dispositivo para mejorar el motor y emitir menos nanopartículas, ante el esperado endurecimiento de la normativa de la UE.

Samaras concluye que "el objetivo es que el motor de combustión interna se convierta en una máquina de cero emisiones. Es la única posibilidad de que sigan desempeñando su papel... De lo contrario, tendremos que deshacernos de ellos por completo y tendremos que sustituir los motores de combustión interna por otros". Más información del proyecto en Downtoten

Dale al play en la parte superior para ver la información en vídeo