Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

La 'cruz' de las monjas víctimas de abusos sexuales por parte del clero

La 'cruz' de las monjas víctimas de abusos sexuales por parte del clero
Tamaño de texto Aa Aa

Se extiende por todos los continentes y hasta el papa ha reconocido que supone un problema para la Iglesia católica, pero hasta hace poco la ley del silencio pesaba sobre el abuso sexual de monjas por sacerdotes y obispos.

El pasado noviembre, la Unión Internacional de Superioras Generales instó a las religiosas que hayan sufrido abusos a comunicarlo a las autoridades eclesiásticas y civiles. Pero denunciar los hechos no siempre es sinónimo de ayuda.

En 2014 Laurence Poujade colgó los hábitos y creó la asociación "Sentinelle" contra los abusos en la Iglesia: "Ha habido que esperar a que los más frágiles, especialmente las víctimas de los sacerdotes pedófilos, hablaran para que se empezase a abordar este asunto. Y el episcopado, que tiene una larga experiencia en asociaciones, ya nos dijo en su momento: `hay que esperar a que salgan los casos de pedofilia y luego nos ocuparemos de su caso'. Así que ya ves, hemos estado esperando durante 20 años para poder hablar."

Este código del silencio se explica por muchos factores, como la idea de que el celibato prohíbe el matrimonio pero no las relaciones sexuales. El fenómeno es más frecuente en países del tercer mundo, donde el miedo al SIDA hace de las monjas un objeto sexual más seguro, pero también hay numerosos casos en países avanzados. En muchas ocasiones, la Iglesia cataloga los abusos sexuales sobre monjas como "trangresiones voluntarias del voto de castidad" e incluso de "relaciones consentidas"

Laurence Poujade: "Romper la castidad es un asunto privado; puedes dejarte llevar por la pasión, tener una relación que no funcione, pero una agresión sexual es otra cosa, y no se debería mezclar pasión y delito, son cosas muy diferentes que tienden a confundirse y es muy positivo que el Papa los esté separando".

La semana pasada, el periódico oficial del Vaticano publicó un artículo confirmando esta tragedia, que se agrava además por el hecho de que el abuso de mujeres incluye en ocasiones procreación y abortos y niños no reconocidos por sacerdotes.