Última hora

Última hora

Viaje al Corazón del Brexit (Segunda Parte)

Viaje al Corazón del Brexit (Segunda Parte)
Tamaño de texto Aa Aa

En su viaje por el Reino Unido, el periodista Alexander Smith, acabó llegando a la localidad galesa de Blaenau Gwent, el corazón del Brexit.

William Jenkins, granjero galés no duda en afirmar que "Europa ha dado a los granjeros de las colinas de Gales estabilidad y seguridad".

William lleva siendo granjero toda su vida. Su familia ha trabajado en estas tierras desde 1911.

"Vendemos nuestros animales en Europa", me cuenta Jenkins. "Me da un poco de miedo porque probablemente vamos a perder ese negocio por el que tanto hemos luchado durante estos años. Producimos un producto que se consume en Europa. Estoy preocupado por perder esa seguridad".

"Estoy decepcionado de que abandonemos la UE, pero estamos donde estamos y tenemos que hacerlo lo mejor que podamos. Si salimos de Europa sin ningún tipo de acuerdo la agricultura de Gales en particular podría estar en serios problemas".

William defendió apasionadamente su situación, algo de lo que se hacen eco muchos granjeros británicos partidarios de permanecer en Europa. Sin embargo, las encuestas continúan sugiriendo que millones de personas, incluso hoy, siguen en desacuerdo.

Para encontrar el por qué necesitábamos ir a Boston, la ciudad inglesa que le dio a su nombre a la capital del estado de Massachusetts es también la capital del Brexit en el Reino Unido, donde cerca del 80 por ciento de su población votó por abandonar la Unión Europea.

Dada la situación política actual, quería saber si alguien había cambiado de opinión y les pregunté a Alan y Jenny si cambiarían de opinion y de voto si se diera el caso de que hubiese otro referendum.

"Si los argumentos pudieran convencerme de que cambiara de opinión, votaría lo contrario" afirma Alan. "Pensé que era un simple sí o no, pero obviamente no ha resultado ser ese el caso. Creo que si se diera otro referendum tendría que haber mucha más conciencia pública y la población debería ser consciente de lo que está votando y sus consecuencias".

Alan y Jenny, que han vivido en Boston toda la vida, no nos dijeron qué habían votado, pero nos ofrecieron algunas posibles percepciones de por qué su ciudad votó a favor del Brexit.

Según me comenta Jenny, "si salías por el centro de la ciudad por la noche a veces no te encontrabas con nadie de aquí".

Para Alan "tener una afluencia tan grande de no británicos en una población relativamente estable en un periodo muy pequeño de tiempo alteró el equilibrio".

La ciudad observó un inmenso incremento de la inmigración en 2004, cuando diez naciones nuevas se unieron a la Unión Europea.

Debido a la libre circulación de ciudadanos, trabajadores de países como Letonia, Estonia y Polonia pudieron instalarse en el Reino Unido.

A pesar de la incertidumbre en estos momentos Jenny afirma no preocuparse por lo que pueda suceder en los próximos meses o años respecto sus vidas en Boston: "Lo que tenga que ser será... lo que se decida o lo que suceda... va a ocurrir de todos modos".

Próxima parada: la tierra que quiere permanecer en la Unión Europea, Escocia.