Última hora

Última hora

Corina Creţu: "No se puede ver a la UE como un cajero automático. Necesitamos solidaridad"

Corina Creţu: "No se puede ver a la UE como un cajero automático. Necesitamos solidaridad"
Tamaño de texto Aa Aa

El periodista de Euronews, Sandor Zsiros, se sentó en Bruselas con Corina Creţu, Comisaria de Política Regional de la UE. La rumana supervisa proyectos regionales, fondos de cohesión y muchos más. En realidad, un tercio del presupuesto de la Unión Europea pertenece a su cartera. Hablamos con ella sobre los logros y los retos para el futuro de la política regional.

Sandor Zsiros, Euronews:

"Estimada Comisaria, usted lleva aquí en Bruselas más de cuatro años. ¿Ha conseguido cerrar las brechas entre el Este y el Oeste, entre las regiones pobres y las ricas?".

Corina Creţu, Comisaria de Política Regional de la UE:

"Hay un estudio que demuestra que después de la crisis muchas regiones se las están arreglando muy bien para volver a crecer y así lo evidencian también los datos de empleo. Hay otros países que todavía están en la misma situación en la que estaban antes de la crisis.

Es muy importante que éste sea ya el noveno año seguido de crecimiento económico en Europa, lo que ayuda mucho, pero al mismo tiempo no podemos estar en el punto en el que queremos debido a los nuevos desafíos que tenemos. Está la crisis migratoria, también el terrorismo y la defensa, un tema en el que hasta ahora no se suponía que la Unión Europea debiera intervenir.

Así que tenemos que ocuparnos de todos estos asuntos y hacer lo que podamos para cerrar las brechas".

SZ:

"Después del Brexit tendremos menos dinero para distribuir (por ejemplo, el destinado a los fondos de cohesión). ¿Qué aconsejaría usted a los líderes regionales y a los responsables locales de la toma de decisiones? ¿Qué tipo de proyectos deberían proponer para obtener dinero?".

CC:

"En general, el presupuesto de la Unión Europea se recortará de media un 10 por ciento. Lamentamos mucho la partida del Reino Unido, pero tenemos que respetar la voluntad de la gente de ese país.

A pesar de estos retos, hemos conseguido poner sobre la mesa la mayor dotación para la política de cohesión: 373000 millones. Proponemos a los Estados miembros y a las regiones que se concentren en los elementos clave: en innovación, en las pequeñas y medianas empresas, en la eficiencia energética.

Entonces, ¿cuál es ahora la fuerza motriz clave para el conjunto de la economía europea? Pensamos que tenemos que poner mucha atención al ámbito social. Evidentemente, creo que tenemos que hacer un gran esfuerzo para que la gente sienta que Europa lo está haciendo. Porque este juego de "creo que todo lo que es malo viene de Bruselas y todo lo que es bueno viene de los alcaldes y presidentes del gobierno regional", debería parar.

Porque todos perdemos si seguimos haciéndolo y no reconocemos lo que la Unión Europea está haciendo por sus ciudadanos".

SZ:

"Ahora que el Parlamento Europeo ha aprobado una propuesta para vincular los pagos europeos con las normas del Estado de Derecho. ¿Cómo podría funcionar en el futuro? ¿Existe el riesgo, según su opinión, de que al final la gente se vea privada de los fondos europeos por culpa de los errores de los políticos?".

CC:

"Para ser sincera no entiendo por qué algunos de los Estados miembros consideran que esta propuesta está en su contra porque todos, cuanto menos, aparentamos que tenemos tolerancia cero con el fraude y la corrupción. Y esto es para proteger el dinero de los contribuyentes de la UE.

Por ejemplo, cuando la OLAF tiene un problema, suspendemos inmediatamente los fondos hasta que se resuelva el caso. Cuando me pongo en el lugar de los contribuyentes, entiendo que no se puede ver a la Unión Europea como un cajero automático. Es una solidaridad compartida: en los buenos tiempos tenemos que estar juntos y en los momentos de agitación también tenemos que estarlo".

SZ:

"Por lo tanto, la OLAF (Oficina Europea de Lucha contra el Fraude) sólo está autorizada para hacer recomendacione. Pero ¿cree que debería haber una organización por encima de los Estados miembros, como por ejemplo la Fiscalía Europea para controlar estas cuestiones?".

CC:

"Lo que creo es que es un paso adelante, ustedes saben que la Comisión se ha esforzado durante mucho tiempo por proteger el presupuesto de la UE y, como ha dicho, la creación de la fiscalía, que debería estar en funcionamiento en 2020, marca el comienzo de una nueva fase en la lucha contra el fraude.

Porque la OLAF, como usted también ha dicho, la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude, manda en la EPPO (Oficina Europea de Fiscales), que es otra agencia que se ocupa de cómo se gasta el dinero.

Trabajamos en estrecha colaboración con los Estados miembros y los auditores de la Comisión. Por lo tanto, creo que esta nueva institución fomentará la capacidad de combatir el fraude con fondos de la UE y de proteger el dinero de los contribuyentes".

SZ:

"Faltan menos de cien días para las elecciones europeas. ¿Cuál es su predicción: habrá una Unión Europea más fragmentada o será más fácil de gobernar? ¿Crecerá el populismo? ¿Cuál es tu predicción?".

CC:

Es evidente que nos encontramos en una fase en la que se están levantando voces antieuropeas y populistas. También hemos hecho un estudio al respecto. Mi servicio, la DG REGIO, publicó recientemente el documento "La geografía del descontento de la UE", un análisis que muestra que el voto en contra de la UE está impulsado principalmente por una combinación de un declive económico e industrial a largo plazo, un bajo nivel de educación, -algo esencial- y la falta de oportunidades de empleo.

En mi opinión, las elecciones serán la prueba más importante después de muchos años. No se trata de ideologías políticas, se trata de proeuropeos y antieuropeos. Y nosotros dos, usted como conocido periodista y yo como comisaria, venimos de países donde hace treinta años estábamos al otro lado (del telón de acero) y nunca habíamos soñado con estar aquí.

Por lo tanto, creo que es nuestro deber defender este proyecto europeo -que es único en nuestro planeta- y tenemos que explicar que no siempre ha sido éste el modelo. Especialmente a la generación joven porque se trata de su futuro. Lo que me gustaría es ver a muchos más jóvenes defendiendo nuestro proyecto europeo.

La solidaridad aparece en todos los periódicos europeos pero en la práctica lamento decir que la Unión Europea y los Estados miembros se han vuelto más egoístas que nunca, así que creo que tenemos que volver a ser solidarios y entender que solo juntos podemos tener éxito y solo juntos podemos caer y fracasar".