Última hora

Última hora

"En Asturias se normaliza la cultura del fuego", según la Coordinadora Ecologista

 "En Asturias se normaliza la cultura del fuego", según la Coordinadora Ecologista
Tamaño de texto Aa Aa

Desde el 28 de febrero se han registrado en Asturias, región del norte de España, un total de 347 incendios forestales, de los cuales, solo dos han sido accidentales, concretamente por caídas de líneas eléctricas. La gran mayoría de los fuegos han sido intencionados.

Grupos de ecologistas corresponsabilizan al Parlamento asturiano de haber disminuido la lucha contra los fuegos tras la modificación de la Ley de Montes, que permite el levantamiento de los acotamientos al pastoreo en las zonas quemadas.

Lee: El calor de febrero dispara el número de incendios en Europa

Euronews habló con José Manuel Lagos, representante de la Coordinadora Ecologista de Asturias.

"Lo que se consiguió con la modificación de la ley fue lanzar un mensaje de normalización de los incendios forestales y de la cultura del fuego, y de descriminalización de una conducta delicitiva. Corresponsabilizamos a los grupos políticos que votaron la modificación de la ley en marzo de 2017, y al parlamento regional, y les hacemos un llamamiento para que vuelvan a modificar la ley y se acote el pastoreo a las zonas quemadas."

Casi el 80% de los incendios que se producen en Asturias son provocados con el fin de obtener pastos para el ganado. José Manuel Lagos destaca que si muchos ganaderos se lanzan a esta práctica es por la falta de alternativas.

"Desde la administración no se están ofreciendo alternativas a los ganaderos para que puedan tener pastos donde alimentar a sus ganados. Por eso la administración tiene que implicarse mucho más en la realización de quemas controladas con autorización, de realización de desbroces, de pastizales, de ordenación de montes, etc. Es decir, no se están ofreciendo alternativas al sector ganadero para generar pastos."

Desde la Coordinadora Ecologista denuncian que Asturias es la única comunidad autónoma de España en la que no se limitan las zonas quemadas para el pastoreo.