Última hora

Última hora

Italia investiga a un bombero español por tráfico humano que rescató personas en el Mediterráneo

Italia investiga a un bombero español por tráfico humano que rescató personas en el Mediterráneo
Tamaño de texto Aa Aa

Miguel Roldán, un bombero del Ayuntamiento de Sevilla, recibió en junio una notificación de un juzgado italiano, un año después de participar como voluntario en una misión de rescate frente a las costas libias: se le está investigando por cooperación con el tráfico de personas.

Roldán decidió embarcarse en Malta en 2017 en el Iuventa con la ONG alemana Jugend Rette para "aportar su granito de arena en la parcela que mejor se le da", que es el rescate de personas, explica a Euronews. Ahora, mientras espera que avance la investigación judicial, dice encontrarse en una "vorágine que le supera" y con la "inquietud" de preguntarse qué hicieron ilegal él y sus otros 10 compañeros.

"Nos adentrábamos en alta mar enfrente de las aguas de Libia, nunca penetrando en las aguas de Libia, siempre en aguas internacionales que en este caso era jurisprudencia italiana, bajo previo consentimiento de la MRCC de Roma (Centros de Coordinación de Salvamento Marítimo)", indica. "Si ellos decían que no a una operación, se anulaba automáticamente".

Roldán dice que este protocolo les llevó a vivir situaciones trágicas. "Hemos visto gente morir delante de de nosotros por culpa de esta llamada que teníamos que hacer a Roma", asegura.

"Éramos un barco de rescate y las personas que recogíamos se las dejábamos a los buques grandes que eran los que las llevaban a puerto", precisa y atestigua que durante su misión rescataron y dieron a apoyo a unas 5.000 personas.

Lee | Tres bomberos españoles acusados de tráfico de personas en Lesbos

La ONG alemana está en bancarrota

El barco Iuventa fue confiscado por las autoridades italianas una misión después de la de Roldán, bajo la acusación de cooperar en el tráfico ilegal de personas y permanece desde entonces anclado en el puerto de Trapani, en la isla italiana de Sicilia. Esta situación ha dejado a la ONG alemana en una situación financiera complicada.

"La organización está un poco desbordada, se encuentra en bancarrota y no se puede hacer cargo del coste que lleva todo este proceso judicial", explica el bombero, que es el único español bajo investigación.

Dice que colectivamente los gastos de abogados y relacionados con el proceso ascienden a 150.000 euros, por lo que han lanzado una plataforma paralela para recaudar fondos. Roldán, por su parte, está intentando divulgar su historia en España para conseguir apoyos.

Criminalización de la ayuda humanitaria

La investigación está bajo secreto de sumario. Euronews se ha puesto en contacto con la Procuraduría de Trapani, pero han dicho que aún no tienen noticias sobre el caso.

Uno de sus abogados Alessandro Gamberini, quién también defiende a la ONG española Open Arms, ha dicho a Euronews que los documentos aún no han sido presentados. Hay un incidente probatorio en curso y luego los sospechosos han recibido notificaciones de la investigación (que por lo general son secretas), pero todavía no puede decir quién y cuántos de ellos irán a juicio.

Roldán teme tener que afrontar varios años de prisión y que su situación desanime a otras personas a ayudar en el Mediterráneo. La legislación italiana castiga el delito de "facilitación de la inmigración ilegal" con penas de hasta cinco años de cárcel y multas de 15.000 euros por persona.

Soy consciente de que la solución no son las ONG allí, lo tengo totalmente claro, soy consciente de que es un parche, eso tiene que ir de más arriba, pero mientras los Gobiernos europeos no pongan una solución, las ONG son muy buenas allí en el Mediterráneo, hacen una labor muy buena, salvan muchas vidas

Dice no haber visto una situación igual en todos sus años como bombero, como la que vivió durante la misión frente a la costa libia. "Es una muerte continua, un descontrol, una gente desvalida que no le dan apoyo", lamenta. “Con el tiempo lo recordaremos y vamos a decir: madre mía qué barbaridad se vivió en el Mediterráneo y cómo miramos hacia otro lado y no se hizo nada”.

Roldán no es el primer español en pasar por este tipo de proceso, tres bomberos sevillanos se sentaron en mayo en el banquillo de un juzgado griego en la isla de Lesbos, acusados también de tráfico ilegal de personas por salvar vidas en el Mediterráneo. Dos de ellos son compañeros en el parque de bomberos de Sevilla de Roldán y le aconsejan que esté tranquilo y se haga fuerte buscando apoyos.