Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Catástrofe ecológica frente a la costa francesa

Catástrofe ecológica frente a la costa francesa
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Las manchas de petróleo continúan a la deriva frente a las costas francesas, amenazadas por una nueva marea negra tras el hundimiento, el martes, del buque italiano "Grande America".

Se han formado dos grandes manchas de hidrocarburos que se desplazan a una media de unos 30 kilómetros por día y que podrían alcanzar la costa francesa la semana que viene. La zona, entre Burdeos y La Rochelle, se encuentra en alerta.

Varios barcos han sido desplegados en diferentes áreas para luchar contra esta contaminación temida sobre todo por los pescadores.

El "Grande America" había partido del puerto alemán de Hamburgo y se dirigía a Casablanca, transportando materiales tóxicos y unos dos mil vehículos, que se fueron al fondo del mar después de hundirse debido a un incendio.

El armador Grimaldi Lines, propietario del barco, no proporcionado aún a las autoridades una lista de lo que llevaba a bordo, lo que inquieta a la asociación de protección del medioambiente, "Robin des Bois", que ha presentado una denuncia:

. Charlotte Nithart est la directrice de l'association :

"La información de la que disponemos, de la que estamos bastante seguros, es que hay cerca de 2.200 vehículos, es decir, coches pero también remolques, maquinaria de construcción y otros (...) Desgraciadamente es una rotura de vehículos en el fondo del agua y cada uno de ellos contiene hidrocarburos, aceites hidráulicos, aceites usados y neumáticos. Hay al menos 10.000 neumáticos en el fondo del mar. Y en los contenedores, la prefectura marítima ha dicho que había 100 toneladas de ácido clorhídrico y 70 toneladas de ácido sulfúrico. Por otro lado en los otros contenedores, que oficialmente no contienen materiales peligrosos, es muy probable que los haya, porque cuesta más caro transportar materiales peligrosos que los ordinarios".

La asociación estima que el 10% de lo declarado por los transportistas es fraudulento y pide un mayor control en los puertos europeos para examinar las cargas de los buques y evitar así catástrofes medioambientales.