Última hora

Última hora

Un informe de la ONU revela que la naturaleza está al borde de la catástrofe

Un informe de la ONU revela que la naturaleza está al borde de la catástrofe
Derechos de autor
REUTERS/Paulo Whitaker
Tamaño de texto Aa Aa

Un nuevo informe de la ONU del 6 de mayo de 2019 ha mostrado que la naturaleza está disminuyendo a un ritmo acelerado, aproximadamente un millón de especies animales y vegetales están amenazadas de extinción, muchas de ellas morirán en solo décadas.

"Las conclusiones del informe son muy alarmantes", dijo Anne Larigauderie, secretaria ejecutiva de la Plataforma intergubernamental científico-normativa de las Naciones Unidas sobre diversidad biológica y servicios de los ecosistemas (IPBES), en la conferencia de prensa para la publicación del informe, del lunes.

El informe describe el impacto humano en la biodiversidad y presenta un panorama oscuro de la situación actual. Tres cuartas partes del medio ambiente y aproximadamente el 66% del medio marino han sido gravemente alterados por la acción humana.

El abrumador informe mostró que la presencia de especies ha disminuido en al menos un 20% en la mayoría de los hábitats terrestres. Más del 40% de las especies de anfibios, el 33% de los arrecifes que forman corales y más del 33% de todos los mamíferos marinos se encuentran entre los amenazados.

Impacto Humano

Desde 1970, la población mundial se ha duplicado con creces, pasando de 3.700 millones a 7.600 millones de personas, lo que ha tenido un impacto significativo en la naturaleza y en el consumo mundial. La contaminación plástica se ha multiplicado por diez en los últimos 40 años, y ha habido un aumento del 15% en el "consumo mundial per cápita de materiales", concluyeron los investigadores del IPBES.

Los seres humanos también vierten anualmente entre 300 y 400 millones de toneladas de desechos industriales en las aguas del mundo, y más de un tercio de la tierra mundial se dedica a la producción agrícola o ganadera, según el informe.

La evidencia "presenta una imagen ominosa", dijo Robert Watson, ex presidente de la IPBES. "Estamos erosionando los cimientos de nuestras economías, medios de vida, seguridad alimentaria, salud y calidad de vida en todo el mundo".

La naturaleza es nuestra "red de seguridad" más importante, dijo Sandra Díaz, una profesora de Argentina que fue copresidenta de la evaluación global del informe. "Pero nuestra red de seguridad se ha estirado casi hasta el punto de quiebre".

Los autores del informe clasificaron cinco factores principales del cambio basados en el impacto, incluyendo los cambios en el uso de la tierra y el mar, la explotación de organismos, el cambio climático, la contaminación y las especies invasoras.

En cuanto al cambio climático, el informe señala que los gases de efecto invernadero se han duplicado desde 1980 y que las temperaturas mundiales ya han aumentado al menos en 0,7ºC.

¿Esperanza?

El informe concluye que la mayoría de los objetivos internacionales en materia de biodiversidad de cara a 2020 y 2030 no se cumplirán.

En todos los escenarios políticos explorados por los investigadores, las tendencias negativas ilustradas por el informe continuaron más allá de 2050, a menos que haya un "cambio transformador".

Pero todavía hay esperanza, dijeron los autores del informe en una conferencia de prensa el lunes.

Basado en 15.000 fuentes científicas y gubernamentales, el informe también se nutre por primera vez en el conocimiento indígena, señalando que la tierra gestionada por los pueblos indígenas (más del 25% de la tierra mundial) está mejor que en otras áreas. Los investigadores recomendaron incorporar los puntos de vista y prácticas indígenas en las estrategias globales actuales.

También presentó una variedad de posibles soluciones políticas, incluyendo una mejor conservación y reformas agrícolas, cuotas efectivas en los sistemas marinos y reducciones de la contaminación, y los desechos.

El informe de la IPBES es la continuación de un informe sobre el cambio climático, igualmente sorprendente, publicado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) en 2018, en el que se llegaba a la conclusión de que el mundo no estaba en condiciones de limitar el aumento de la temperatura mundial a 1,5ºC.

Pero Robert Watson, ex presidente de IPBES, ve esperanza en los recientes movimientos ecologistas.

"Hay una oleada de comprensión de que se necesita una acción urgente si queremos asegurar algo que se acerque a un futuro sostenible", dijo.

Por el momento, los datos que arroja el informe son inapelables.