Última hora

Última hora

Christchurch se prepara para despedir a sus víctimas

Christchurch se prepara para despedir a sus víctimas
Derechos de autor
REUTERS/Edgar Su
Tamaño de texto Aa Aa

Nueva Zelanda despide a las víctimas de Christchurch mientras trata de reponerse poco a poco de una tragedia difícil de olvidar. Cuatro días después del brutal ataque de Brenton Tarrant, las autoridades ultiman los preparativos de los entierros de las 50 personas fallecidas, que se han retrasado hasta este miércoles a causa de las autopsias.

En el Parlamento, la primera ministra Jacinda Ardern expresaba el sentir general de un país que no recuerda una tragedia semejante: "Esa tranquila tarde de viernes se convirtió en la más oscura de nuestros días. Pero para las familia fue más que eso. Fue un día en el que el simple acto de rezar, de practicar su fe y religión musulmana, trajo consigo la pérdida de sus seres queridos", decía Ardern.

"Es un terrorista, un criminal, un extremista y, cuando hablemos de él, un sin nombre".
Jacinda Ardern
Primera ministra de Nueva Zelanda

La primera ministra ha anunciado también que se llevarán a cabo cambios en la actual ley sobre posesión de armas. En el momento del ataque, Torrant llevaba consigo cinco, dos de ellas semiautomáticas. Ardern también ha asegurado que nunca se referirá a Torrant por su nombre, ya que eso sería darle la notoriedad que buscaba, y ha animado al país a referirse a él como "un terrorista, un criminal, un extremista y un sin nombre".

"Lo sucedido ha cambiado al país porque le hará más fuerte", decía por su parte la Gobernadora General, Patsy Reddy. "Más fuerte y unido de cara al futuro y más decidido a integrar a las minorías, ya sean religiosas o étnicas".

Desde el Gobierno también han insistido en la lucha contra los mensajes de odio y la difusión en redes sociales de este tipo de actos. Tanto Facebook como Youtube ya han retirado de sus plataformas más de un millón y medio de vídeos del ataque.