Última hora

Última hora

Acampada en Bruselas contra el cambio climático

Acampada en Bruselas contra el cambio climático
Derechos de autor
REUTERS/Eric Vidal
Tamaño de texto Aa Aa

La paciencia de los belgas se está agotando. Cansados de que los políticos ignoren sus peticiones para adoptar medidas contra el cambio climático, han optado por aumentar la presión. Y lo han hecho organizado una acampada junto al Parlamento.

Estudiantes y activistan han levantado sus tiendas de campaña a pocos metros de la Cámara, donde esta semana se vota una ley crucial para reducir las emisiones contaminantes.

Durante once semanas habían organizado manifestaciones masivas por todo el país, pero temen que su voz no haya sido escuchada.

"Tan solo nos quedan diez años para evitar que el cambio climático sea irrversible. Diez años es muy poco tiempo, son sólo dos legislaturas", explica Juliette Boulet, activista de Greenpeace Bélgica. "Todo el mundo ha reaccionado porque es urgente. Pero hay un sector que reacciona mucha más lentamente, el sector político. Y son precisamente los partidos políticos los que tienen las herramientas para revertir el curso de cosas".

A pesar de que la Ley sobre el Clima cuenta con el apoyo del primer ministro, dificilmente podrá ver la luz antes de las elecciones belgas del 26 de mayo. Entre otras cosas porque debe ser tramitada por vía de urgencia e implica un cambio de la Constitución.

Además, y según la eurodiputada socialista Maria Arena, "la clase política va a tener que cambiar su forma de pensar. En este momento, el clima y las batallas sociales van de la mano. Las desigualdades que vemos surgen también a causa de la superpotencia del capital que está llevando al agotamiento del planeta ".

La Ley, que propone un recorte de las emisiones del 55% de aqui a 2030, se inspira en el informe elaborado por un grupo de profesores universitarios.