Última hora

Las figuras de Gicometti cobran vida en el Museo del Prado

Las figuras de Gicometti cobran vida en el Museo del Prado
Tamaño de texto Aa Aa

Las figuras de Giacometti cobran vida en el Museo del Prado. Sus piezas se convierten en turistas inmortales que dialogan con las obras de los artistas del pasado. Conversan con las meninas de Velazquez, admiran el Carlos V de Tiziano, pasean junto a la obra del Greco o se miden junto a los cuerpos colosales de la serie Hércules de Zurbarán.

"El gran acierto de la exposición, ha sido no confinar el espacio expositivo...no están sus obras en la sala A o en la sala B... sino que estan distribuidas por algunos de los espacios emblemáticos, más saturados y junto a obras por las que Giacometti tuvo una admiración extraordinaria como es el caso de Tintoretto, el Greco o Velázquez", seéala el director del Museo del Prado, Miguel Falomir.

Las esculturas de este autor del siglo XX van más allá de las medidas clásicas. Las 18 obras y dos óleos que se exponen recuerdan a las civilizaciones primitivas.

"El quiere ir más lejos y entrar en lo que es el ser humano, la profundidad del ser humano", apunta la comisaria de la exposición, Carmen Giménez

Un arte atemporal con el que cualquiera pudiera pensar que Giacometti hubiera estado antes en el Museo del Prado. Nada más lejos de la realidad. Solo pudo admirar estas obras cuando fueron trasladadas a Ginebra durante la Guerra Civil española.

"Empezó por copiar y continuó toda su vida copiando. Giacometti copia a Duredo, copia a Tintoretto, copia a Velázquez", comenta la comisaria de la exposición, Carmen Giménez

Ahora esas copias de Giacometti hacen el viaje que el artista nunca pudo hacer a España. El autor hace un paseo postumo y se quita la espinita que nunca pudo quitarse.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.