Última hora

Última hora

La difícil alianza de la extrema derecha a nivel europeo

La difícil alianza de la extrema derecha a nivel europeo
Tamaño de texto Aa Aa

La extrema derecha europea aspira a formar un grupo político en la Eurocámara capaz de marcar la política comunitaria. Pero debido precisamente a su naturaleza ultranacionalista, será difícil que logren forjar una alianza.

Un ejemplo: ni la francesa Marine Le Pen, ni el español Santiago Abascal, han participado en la reunión organizada por el ministro del interior italiano, Matteo Salvini.

Según los sondeos, las formaciones ultranacionalistas conseguirían entre el 20 y el 30 % de los votos en las elecciones europeas de mayo.

Está claro que tienen puntos en común, como la retórica antiinmigración. Pero incluso en este ámbito ya se han enfrentado. La Liga italiana defiende una distribución a nivel europeo de los solicitantes de asilo, mientras que el partido gobernante en Hungría exige poner fin a cualquier tipo de inmigración.

También hay diferencias importantes en el ámbito económico. "El presupuesto, por ejemplo, es un punto clave, porque los partidos que provienen de países que son contribuyentes netos tienen una punto de vista muy diferente sobre su volumen", explica Davide Ferrari, analista de VoteWatchEurope. "Y también es clave el comercio, que está vinculado a la geopolítica. En este caso vemos que algunos de los partidos están orientados hacia el libre mercado, mientras que otros son más proteccionistas, como el partido Marine Le Pen".

También la sombra del Brexit planea sobre la extrema derecha. Muchos partidos abogaron abiertamente por abandonar la Unión Europea. Pero el divorcio británico se ha vuelto tan tortuoso que ha dejado de ser un tema atractivo de cara a la campaña.

"Se ha visto una evolución, desde 2016, en el modo en que los diferentes partidos hablan de sacar a su país de la Unión Europea", afirma Susi Dennison, experta del European Council on Foreign Relations. "Han pasado de rechazar la Unión Europea a cuestionar la membresía a la zona euro y, finalmente, casi a silenciar el tema. Ahora hablan de una Europa de naciones soberanas. Lo que de alguna manera implica reconocer que la identidad europea sigue siendo bastante importante para muchos votantes".

Los partidos ultraderechistas europeos van a tratar de acercar posiciones de cara a las elecciones europeas. Y aunque tal vez no logren forjar una alianza permanente, sí que podrían ponerse de acuerdo para bloquear determinados textos y determinadas políticas.