Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Conmoción en Sri Lanka: más de 290 muertos en los atentados

Conmoción en Sri Lanka: más de 290 muertos en los atentados
Derechos de autor
REUTERS/Stringer
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

El horror en Sri Lanka parece no tener fin. La cifra de muertos de los atentados del domingo de Pascua supera los 290, además de medio millar de heridos.

El país busca respuestas. Trece hombres han sido detenidos, todos pertenecientes al mismo grupo radical. El primer ministro ha pedido a la población que permanezca unida.

"En primer lugar, debemos asegurarnos de que el terrorismo no levante la cabeza en Sri Lanka -dijo el jefe de Gobierno, Ranil Wicramasinghe-. No podemos permitirlo y estamos dispuestos a tomar todas las medidas necesarias para contener y erradicar el terrorismo en este país".

El domingo, en apenas unas horas, ocho explosiones provocaron un baño de sangre en cuatro hoteles de lujo y en tres iglesias en plena misa de Pascua. La mayoría fueron ataques suicidas, como el ocurrido en la popular Iglesia de St Anthony de Colombo.

Los católicos, que representan el 7 % de la población, se sienten amenazados. El arzobispo de Colombo ha pedido al Gobierno una investigación imparcial y fuerte. "Averigüen quien es el responsable de esto y castíguenlo", reclamó el cardenal Malcolm Ranjith.

Entre las víctimas mortales, se cuentan al menos 35 extranjeros, chinos, holandeses, portugueses, estadounidenses, británicos... y aún siguen las tareas de identificación de los cuerpos.

A última hora del domingo, otra bomba artesanal fue localizada y desactivada en una carretera que conduce a la principal terminal del aeropuerto de Colombo, que permanece abierto, bajo estrictas medidas de seguridad.

El país está en estado de shock. Estos han sido los peores atentados desde el final de la guerra civil, hace una década. La población teme una vuelta a un pasado de violencia interétnica. De los 21 millones de habitantes, el 70 % son budistas, el 12 % hinduistas y el 10 % musulmanes.

Según la Policía, un servicio de inteligencia extranjero les había advertido de que el grupo islamista NTJ preparaba atentados suicidas contra iglesias del país.