Última hora

Última hora

El cáncer se convierte en el principal factor de riesgo para los trabajadores

El cáncer se convierte en el principal factor de riesgo para los trabajadores
Tamaño de texto Aa Aa

A nadie se le escapa que ser bombero entraña riesgos.

Pero apenas si se habla de los problemas a largo plazo. El cáncer se ha convertido en su peor enemigo, a causa de los humos tóxicos que inhalan durante sus intervenciones.

Lo sabe bien Johnny Casier. Hace dos años le detectaron un cáncer. Y ahora tiene dos frentes abiertos: lucha contra la enfermedad y lucha contra la administración, para que reconozca que su cáncer está vinculado a su profesión.

"Al principio no te preocupas por la administración, tan sólo tu enfermedad es importante, te preocupas por tu familia, tu mujer y por tus hijos. Pero después ves lo que te está costando y esperas el reconocimiento de la administración para hacer frente al coste económico", exp`lica Casier.

La administración lo ha reconocido implícitamente. Desde hace dos años, ha introducido nuevos protocolos de seguridad que incluyen la desinfección de los uniformes después de cada intervención. Pero Casier trabaja desde hace más de veinte años. Las medidas de prevención llegan demasiado tarde...

Tan sólo en algunos países como Canadá o Dinamarca se ha reconocido el vínculo entre el cáncer y el trabajo de los bomberos. Así pues la lucha continúa, en este y en otros frentes.

Casi 200.000 personas mueren cada año en la Unión Europea como resultado de enfermedades y accidentes laborales.

Alrededor de 100.000 están relacionadas con cánceres ocupacionales, por lo que se ha convertido en el factor de riesgo número uno. La Confederación de Sindicatos Europeos, ETUC, calcula que representa el 53%.

Los accidentes laborales

Las muertes por accidente siguen siendo un problema, aunque proporcionalmente su incidencia es menor. Los sectores más afectados son la construcción, el transporte y almacenamiento.

Dom Mills, un obrero francés del sector de la construcción que lleva diez años en silla de ruedas, explica cómo ocurrió. "Tuve un accidente, caí desde un séptimo piso mientras instalaba los cristales". Al cabo de un tiempo fue despedido y actualmente cobra una pensión de 810 euros.

Los sindicatos exigen medidas para que se garantice la seguridad de los trabajadores y para que en caso de accidente o enfermedad sean debidamente tratados. El pasado viernes se manifestaron frente a las instituciones europeas.

"Una de las razones por las que estamos aqui manifestando es para pedir al próximo Parlamento Europeo que obligue a los patronos a reponder, para que dejen de escapar a sus responsabilidades", explica Esther Lynch, secretaria general del sindicato europeo ETUC.

Denuncian nuevas formas de precariedad que llevan a accidentes, como los repartidores que demasiado a menudo circulan a contrareloj para cumplir con los horarios.

Pero también denuncian las muertes lentas, como el cáncer y como el estrés que en ocasiones conduce incluso al suicidio.