Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Washington rechaza el 'Llamamiento de Christchurch'

Washington rechaza el 'Llamamiento de Christchurch'
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

La Casa Blanca rechaza unirse al 'Llamamiento de Christchurch'. Washington afirma que apoya medidas contra discursos que apelen al odio y contra la violencia con armas de fuego, pero también dice que no puede respaldar la iniciativa de la primera ministra de Nueva Zelanda.

Sí lo han hecho una docena de países y gigantes de Internet. Objetivo: luchar contra la difusión de contenidos terroristas o que apelen al odio en la red. Para ello han firmado un manifiesto en París.

"El 'Llamamiento de Christchurch' es una hoja de ruta para actuar y es gratificante ver a cinco de las principales empresas de tecnología comprometiéndose a un conjunto de acciones individuales y, también, a acciones conjuntas. Espero que este compromiso de nueve puntos, que es el primero, logrará cambios y, si tiene éxito, ayudará a erradicar el terrorismo de sus plataformas", señalaba Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda.

Amazon, Google, Microsoft, Twitter, Qwant, Youtube, DailyMotion han rubricado el texto. Al igual que Facebook, la plataforma que sirvió al terrorista de Christchurch para difundir su masacre en directo.

El presidente francés fue el anfitrión de la cumbre.

"Lo que sucedió en Christchurch no es solo un inaceptable abyecto ataque terrorista. Es una transformación, una vez más, de Internet en una loca máquina de propaganda al servicio de la división de nuestra sociedad, de una guerra de todos contra todos", declaraba Emmanuel Macron, presidente de Francia.

Además de Nueva Zelanda y Francia, apoyan el 'Llamamiento de Christchurch' el Reino Unido, Canadá, Jordania, Noruega y el órgano ejecutivo de la Unión Europea. Países ausentes en París, como Australia, Japón, España, la India, Suecia, Holanda o Alemania han mostrado también su respaldo.