Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Cuatro países de la UE escapan a la extrema derecha

Cuatro países de la UE escapan a la extrema derecha
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Portugal se ha convertido en un caso de estudio universitario. El primer ministro socialista Antonio Costa dió la vuelta a las medidas de austeridad impuestas por Bruselas con el respaldo de dos partidos de la izquierda radical.

Resultado: el paro ha bajado hasta el 6% y la economía crece más rápido que en Alemania.

En este contexto, no se espera un avance significativo de las fuerzas populistas en las elecciones europeas.

Así lo explica el ministro que gestiona los fondos de la Unión Europea y que aspira a ocupar un puesto en la Comisión. "Aquí en Portugal hemos podido evitar esta tendencia nacionalista y extremista porque gobernamos por el bien de la gente", dice Pedro Marques. "A nivel europeo, durante mucho tiempo, desde la creación de la moneda única y, lo que es peor, con las medidas que se adoptaron durante la crisis financiera, las desigualdades se han acentuado".

Los cuatro países

Portugal es uno de los cuatro países de la Unión Europea que no tiene partidos de extrema derecha en el parlamento. Los otros son Irlanda, Luxemburgo y Malta. Y tienen una característica común: son países pequeños con vecinos grandes. Y la Unión Europea les ofrece un paraguas frente a los nacionalismos pasionarios.

Otro factor es el de la inmigración, el elemento aglutinador de los populistas. Según el analista Nicholas White, estos países han sabido darle un enfoque positivo. "Malta tiene su propia cultura Mediterránea, con mucha tradición comercial, y siempre se ha abierto a otras influencias para sobrevivir", afirma este miembro de APCO Worldwide. "Igualmente, Luxemburgo, que en los últimos años se ha vuelto más y más rico, ha atraído migrantes para apoyar su economía. Y en cuanto a Irlanda y Portugal, son países con una larga historia de emigración, y ahora la gente está regresando para construir su economía, para construir el país".

El caso irlandés

Pero el sentimiento xenófobo también existen en estos países, tal vez a la espera de un líder carismático.

En Portugal, el comentarista deportivo Andre Ventura es el candidato del partido ¡Basta!, una coalición ultraderechista y nacionalista.

En Irlanda, el empresario Peter Casey se presenta a sí mismo como un "racista". Después de haber perdido las elecciones presidenciales, ahora trata de obtener un escaño en la Eurocámara.

Y cuando el carisma no basta, una ayuda desde el extranjero puede ayudar. "Si yo fuera ruso y estuviera pensando dónde invertir, debo admitir que Irlanda, Portugal, Malta o Luxemburgo no sería muy importantes en mi lista. Esto puede ser un factor", explica Nicholas Whyte. "Al mismo tiempo, tampoco quiero exagerar el factor ruso. Ciertamente está ahí, pero los factores importantes son los internos".

En total, los cuatro países que escapan al populismo tan sólo cuentan con 44 eurodiputados. Pero su capacidad de influencia reside sobretodo en el Consejo y la Comisión.