Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

Prisión para el líder socialdemócrata rumano

Prisión para el líder socialdemócrata rumano
Tamaño de texto Aa Aa

Está considerado como el político más poderoso de Rumania pero ahora va a pasar tres años y medio entre rejas. Liviu Dragnea, líder del partido socialdemócrata, ha ingresado en prisión tras un recurso fallido y después que el más alto tribunal del país le considerara culpable de un caso de malversación de fondos públicos.

Poco antes, abría la posibilidad que la alta instancia podía errar en su resolución: "No estoy hablando de temer a nada aquí. Si el tribunal al completo resiste la inimaginable presión que tuvo y que todavía tiene, entonces me absolverá porque soy completamente inocente y no hay pruebas , o, si no la aguantan, entonces no me absolverán."

Pero este tipo de alegaciones no son nuevas para Dragnea. En 2016 se le veto para ocupar el cargo de primer ministro debido a una condena por fraude electoral. Pero los observadores dicen que continuó ejerciendo el poder entre bastidores, dirigiendo su partido y el Gobierno.

El político ha sido una figura clave en el impulso a las controvertidas reformas judiciales, que han menoscabado la independencia de los tribunales, desencadenando protestas masivas en Rumanía y enfrentamientos con la Unión Europea.

El encarcelamiento de Dragnea se produce justo después de que su formación sufriera un claro retroceso en las elecciones europeas. Descendió al segundo lugar, detrás del opositor Partido Nacional Liberal y logrando menos del 23% de los votos.

El domingo, los rumanos que viven en las capitales de toda Europa hicieron cola para elegir a los eurodiputados y para votar en un referéndum nacional. Los ciudadanos en masa dieron un doble golpe al PSD al rechazar abrumadoramente las medidas que se consideraba que hacían más difícil combatir la corrupción desenfrenada del Estado.

Muchos creen que las reformas estaban hechas a medidas para evitar que los políticos pasaran por la cárcel, algo que en el caso de Dragnea no ha sucedido.