Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

La Unión Europea no quiere perder los Balcanes

La Unión Europea no quiere perder los Balcanes
Derechos de autor
REUTERS/Florion Goga
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Los Balcanes Occidentales se encuentran en una encrucijada, y Bruselas quiere llevarlos su terreno.

Por segunda vez, la Comisión Europea ha recomendado que se abran las negociaciones de adhesión con Albania y Macedonia del Norte. Afirma que ambos países han llevado a cabo las reformas solicitadas.

En el caso de Albania, la decisión llega en un momento delicado, con protestas en la calle tras los presuntos casos de corrupción que salpican al gobierno. Y con la tensión entre Serbia y Kosovo como transfondo.

La jefa de la diplomacia europea piensa que la perspectiva europea puede ser una oportunidad. "Si se usa de manera inteligente, podemos alentar la cooperación y hacer que el cambio sea irreversible", afirma Federica Mogherini. "Si perdemos esta oportunidad, existe el riesgo de que las fuerzas oscuras del pasado regresen, en términos de confrontación e incluso de conflicto".

Pero no todos los países están de acuerdo. Francia, respaldada por los Países Bajos, cree que antes de proceder a una nueva ampliación, la Unión Europea debería reformarse.

Pero algunos analistas consideran que subyace el miedo a que esta decisión avive el sentimiento ani-inmigración en Europa. "El tamaño de la población no representa ningún tipo de amenaza para las economías europeas o para la estabilidad europea", explica Edouard Joseph, del Centre for Transatlantic Relations. "Por el contrario, la amenaza real para la estabilidad europea es mantener a esta región sin un futuro estable. Y pienso que las reticencias de Francia y de los Países Bajos tienen mucho que ver con cuestiones de política interna".

Otro factor determinante es la presión que Rusia está ejerciendo en la región, para atraer a estos países hacia su esfera de influencia.

"Sabemos que Rusia es muy activa en la República de Bosnia y en Serbia. Está intentando presentarse como una alternativa con el objetivo de frustrar la política de Occidente, que busca la integración euroatlántica de los Balcanes", dice Edouard Joseph. "Por eso es fundamental contrarrestar esto y para ello es necesario reforzar el mensaje de que si estos países realizan las reformas necesarias, tendrán un futuro europeo".

La pelota está ahora en el tejado de los estados miembros, que deben dar su visto bueno para abrir las negociaciones.