Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

Los niños palestinos de Hebrón son un objetivo, según un veterano del ejército israelí

Los niños palestinos de Hebrón son un objetivo, según un veterano del ejército israelí
Tamaño de texto Aa Aa

Los niños palestinos en Cisjordania son objeto de detenciones frecuentes por parte del ejército israelí. A finales de avril, 200 menores palestinos estaban detenidos en cárceles israelíes. Achiya Schatz antiguo sargento del ejército israelí, que forma parte ahora de la organización antiocupación de veteranos "Rompiendo el silencio", nos cuenta cómo los derechos de los niños en Hebrón son a menudo ignorados por el ejército israelí.

Según Schatz, "los niños son un objetivo legítimo. Arrestamos a menores. Según la ley militar, si dos niños, un palestino y un colono, se están tirando piedras el uno al otro, pongamos que tienen 12 años, el menor israelí, no será juzgado en un tribunal, según la ley civil israelí; pero el niño palestino, está bajo la ley militar, y si tiene 11 o 12 años, será enviado a los tribunales. Se considera que es responsable de sus actos. Aunque sea sólo un niño, porque va a ser considerado como una amenaza potencial o como una amenaza para la seguridad. Así que será juzado por una corte militar con derechos mínimos, no lo trataremos como una persona sino como una amenaza potencial, como "población ocupada"; a diferencia del colono israelí. No estamos aquí en nombre de la población ocupada, sino para garantizar la seguridad de los colonos. Sólo tenemos que asegurarnos de que no son una amenaza para la seguridad. Y en ese sentido, se puede observar a niños muy jóvenes, en la cárcel, sentados junto a peligrosos terroristas", concluye.

Bajo la ley militar, los menores de 12 años pueden ser arrestados. La mayoría de ellos, están allí por lanzar piedras. Un delito que suele castigarse con penas que van de varios meses, a dos años de prisión. La pena máxima es de veinte años de cárcel.