La apuesta cubana por devolver la dignidad a sus ferrocarriles

La apuesta cubana por devolver la dignidad a sus ferrocarriles
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Cuba firmó el pasado viernes en Rusia un contrato para renovar sus infraestructuras ferroviarias por un valor de mil millones de dólares. Hace tres semana recibió 80 vagones y locomotoras fabricadas en China, que deberá suministrarle un total de 250 antes de que acabe el año.

PUBLICIDAD

Locomotoras chinas, infraestructuras rusas y personal isleño, un cóctel con sabor añejo con el que Cuba persigue devolver la dignidad a sus ferrocarriles, aquellos que un día fueron la envidia de toda Latinoamérica. Arrinconado por la Administración Trump, el Gobierno cubano busca en los rivales de Estados Unidos una vía de escape que le permita rehabilitar y modernizar los más de 5.000 km que tiene su red ferroviaria pública: con este propósito, se firmó el pasado viernes un convenio intergubernamental durante el Foro Económico Internacional de San Petersburgo por un valor de 1.000 millones de dólares. 

Algunas compañía rusas, como Sinara Transport Machines, ya se han abierto camino y desarrollan proyectos por valor de 250 millones. Hace tres semanas, China suministró a Cuba 80 vagones y locomotoras, un tercio del total que se ha comprometido a entregar antes de finales de año.

Más allá de los objetivos económicos, con este gran inversión Cuba persigue devolver el placer de viajar en tren a locales y turistas, que rechazan este medio de transporte por su lentitud e incomodidad. Tal es así que en los últimos 14 años, el número de pasajeros cayó casi a la mitad. El gobierno confía en que los nuevos equipos sirvan para recuperar parte de la gloria perdida.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Cita bilateral entre la UE y Cuba | Borrell refuerza los lazos con La Habana

Serguéi Lavrov visita Cuba tras su viaje relámpago a Nicaragua

Cómo Valeriia, una ucraniana de 17 años, escapó de un campo de reeducación ruso