Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

Hong Kong, el día después de la batalla

Hong Kong, el día después de la batalla
Derechos de autor
REUTERS/Thomas Peter
Tamaño de texto Aa Aa

Parece un campo de batalla tras el combate, pero es el distrito financiero de Hong Kong. Todas las oficinas gubernamentales y la mayoría de los bancos y comercios permanecerán este jueves cerrados, tras la violencia sin precedentes registrada la víspera, escenas que no se habían visto desde la devolución del territorio a China.

La policía disparó balas de goma y gases lacrimógenos contra la multitud, que trataban de entrar en el Parlamento para frenar la tramitación de la polémica Ley con la que se quieren autorizar las extradiciones a China, algo que han conseguido por el momento. Hubo decenas de heridos, al menos 70. Cientos de miles de personas bloqueaban entretanto las principales arterias de la ciudad para alzar su voz contra el proyecto.

"A los manifestantes que están frente al Consejo Legislativo les digo esto, que ninguna violencia será tolerada por los responsables de hacer cumplir la ley -advirtió Carrie Lam, jefa del ejecutivo de Hong Kong-. Porque tolerar la violencia también trae consigo consecuencias muy adversas".

Andrew Leung, antiguo representante del Reino Unido en Hong Kong dice que comprende la inquietud de la población de Hong Kong porque "muy pocos confían en las leyes chinas". No obstante, critica a los manifestantes por no escuchar los argumentos de la parte contraria: "El hecho es que a Pekín le preocupa que Hong Kong se convierta en un paraíso para los criminales", explica.

La UE pide a Hong Kong que respete los derechos de los manifestantes y evite la violencia

Las protestas y la violencia han tenido un eco internacional. La Unión Europea ha pedido a Hong Kong que respete los derechos de los manifestantes y evite la violencia. Menos explícito, el presidente estadounidense, enzarzado en una guerra comercial con China, ha deseado que se llegue a una solución.

"Son manifestaciones masivas -dijo Donald Trump-. _He mirado esto y realmente había un millón de personas (...) Fue la manifestación más grande que he visto. Así que espero que todo salga bien para China y para Hong Kong".
_

Esta movilización trae a la memoria la Revolución de los Paraguas del otoño de 2014 a favor de la democracia , cuando miles de manifestantes paralizaron barrios enteros de Hong Kong durante dos meses, sin conseguir ninguna concesión por parte de Pekín.