Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

Los conservadores recuperan la alcaldía de Madrid gracias a la ultraderecha

Los conservadores recuperan la alcaldía de Madrid gracias a la ultraderecha
Tamaño de texto Aa Aa

El conservador Partido Popular (PP) ha recuperado este sábado la alcaldía de Madrid después de tres años de un ayuntamiento de izquierda, gracias a un pacto con los liberales de Ciudadanos y el apoyo del ultraderechista Vox.

José Luis Martínez-Almeida, cabeza de lista del PP en las elecciones municipales del pasado 26 de abril, será el alcalde de Madrid gracias a un pacto a dos bandas conseguido tras unas complicadas negociaciones que se prolongaron hasta la madrugada de este sábado.

El PP firmó ayer un acuerdo de gobierno con Ciudadanos, cuya candidata, Begoña Villacís, será la vicealcaldesa, pero no tenía mayoría suficiente, por lo que necesitaba el apoyo de los cuatro concejales de Vox, que negociaron hasta última hora con el PP, ya que Ciudadanos se negó a sentarse con ellos.

El hecho de que los liberales acepten los votos de Vox para gobernar, pero insistan en que solo pactan con el PP, no ha sido nuevo en Madrid y repite la fórmula que usaron el pasado mes de enero en la formación del Gobierno regional de Andalucía.

Madrid, por su valor simbólico de capital española, ha sido una de las plazas que se han disputado más duramente los dos bloques políticos, el centroderecha y la izquierda.

El líder del PP, Pablo Casado, que asistió hoy a la toma de posesión de Martínez-Almeida, aseguró que es "el alcalde que merece una gran ciudad como Madrid".

Por su parte, la vicepresidenta de Gobierno español, Carmen Calvo, consideró "muy lamentable" el acuerdo alcanzado por el PP y Vox en Madrid.

La alcaldesa saliente, Manuela Carmena, fue elegida como cabeza de lista de una coalición de izquierda alternativa a los socialistas, una fórmula que se repitió hace cuatro años en otras grandes ciudades españolas, como Barcelona, Valencia o Zaragoza, conocidos entonces como "los ayuntamientos del cambio".

En las elecciones del pasado abril, la lista encabezada por Carmena ganó los comicios, pero no con mayoría suficiente como para gobernar la capital española.