Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

Minsk se prepara para los Juegos Europeos 2019

Minsk se prepara para los Juegos Europeos 2019
Tamaño de texto Aa Aa

Los Juegos Europeos se inauguran en Minsk el 21 de junio. Las competiciones tendrán lugar en diferentes sedes deportivas pero la ceremonia de inauguración tendrá lugar en el Estadio Dinamo.

Se retransmitirá en más de 100 países y participarán más de 500 artistas, entre ellos, la diva de la ópera Anna Netrebko. El Estadio Dinamo ha sido completamente renovado para los Juegos.

Se trata del estadio más antiguo de Minsk. Después de la renovación se convirtió en el estadio más moderno del país.

Los organizadores no revelan todos los secretos para mantener viva la intriga. Sin embargo, una parte importante del escenario será una referencia a los Juegos Olímpicos de 1980, que se celebraron en Moscú. La misma antorcha que se instaló en Dinamo hace casi cuarenta años volverá a encenderse.

Hay 15 tipos de deportes en el programa de los Juegos Europeos. En total, participarán más de 4.000 deportistas, entre ellos, Vasilisa Marzaliuk. Ganó la medalla de oro en los primeros juegos europeos, y espera repetir su éxito guiada por su experimentado entrenador.

En los Juegos, Vasilisa competirá con mujeres, pero durante los entrenamientos tiene que luchar con hombres. No es fácil encontrar una compañera de su nivel.Vasilisa espera que los Juegos Europeos contribuyan al desarrollo de la infraestructura deportiva para la lucha libre y atraigan a los jóvenes.

Muchos extranjeros vendrán a Minsk. Las autoridades bielorrusas no pedirán visado para los ciudadanos extranjeros que vengan a Minsk a ver los Juegos Europeos. Stéphane vino de Francia hace 20 años y fundó su propia empresa. Está seguro de que los aficionados se sorprenderán mucho cuando descubran Bielorrusia: "Desde que llegué, en 1998, la ciudad ha cambiado mucho. Siempre está en evolución, siempre hay cosas nuevas. Será una gran oportunidad para que la gente venga a descubrir Minsk, el país y una parte de su cultura. Permitirá a la gente tener una perspectiva diferente sobre Bielorrusia y podrán formar su propia opinión. Eso es muy importante"