Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

El producto es el mismo y la marca también pero el sabor es diferente

El producto es el mismo y la marca también pero el sabor es diferente
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

No es igual en un sitio que en otro. Casi un tercio de los productos de alimentación de las marcas que se venden en la Unión Europea tienen el mismo envase o, en la mayoría de los casos, al menos, un envase similar.

"El informe deja claro que la doble calidad de los alimentos no es un mito. Es una realidad porque, si se observan las cifras, un tercio de los productos que fueron estudiados, engañaban al consumidor. La investigación realizada no debería ser un ejercicio aislado, sino que, las autoridades nacionales, al igual que las organizaciones de consumidores, deben seguir con ello", declara Pauline Constant, responsable de comunicación de la Asociación Europea de Consumidores.

Muchos consumidores de países del este consideran que los alimentos que se venden en sus mercados son de menor calidad que los vendidos en el oeste.

Pero, a tenor del informe publicado este lunes por la Comisión Europea, su contenido es diferente. Al parecer, se trata de una práctica que se repite en el espacio y en el tiempo y que ha quedado demostrada por las instituciones del Viejo Continente.

"Creo que puede ser cierto que, aquí en Hungría, se vendan productos de menor calidad de las diferentes marcas a pesar de que lleven el mismo nombre y tengan la misma apariencia", afirma un ciudadano en Budapest.

"Por ejemplo, en este supermercado de una franquicia alemana, en el paquete de Nutella se puede ver un registro alemán pero el sabor no es el mismo. Su color es más oscuro que el de otros tarros del mismo producto que se venden en otras tiendas húngaras", señala esta consumidora en la capital de Hungría.

Un estudio de casi 1 400 muestras de 128 productos diferentes, en 19 países, de la UE reveló que el 9 % de los productos tenían envases idénticos y el 22 % similares, pero su composición era diferente.