Los rostros olvidados del conflicto en Afganistán

En colaboración con The European Commission
Los rostros olvidados del conflicto en Afganistán
Por Monica Pinna con Aurora Vélez
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Attagul, 35 años, conductor de tractor, se recupera tras una explosión en Ghazni a finales de mayo. Parte de su cráneo y su cerebro resultaron dañados.

A Attagul le alcanzó una bomba en Gazni, al suroeste de Kabul. Fue a finales de mayo. En la explosión perdió parte del craneo y del cerebro. Primero fue tratado en un hospital local y después trasladado al Centro Quirúrgico para víctimas de guerra de la ONG "Emergency", en Kabul. Su primo, Said Mohmad, nos da más detalles: "Yo estaba a 150 metros de donde se produjo la explosión, muchas de las personas que estaban más cerca, murieron. Había muchas casas con las ventanas destrozadas".

PUBLICIDAD

Attagul tiene 35 años, conducía un tractor cuando la bomba explotó. Vive en un pueblo de la provincia de Gazni, una región en donde los enfrentamientos entre grupos armados y fuerzas progubernamentales están a la orden del día. Su pariente también es de allí: "En nuestro pueblo se producen muchas explosiones. Las calles y los callejones están minados. Hay enfrentamientos a diario", comenta.

Dos semanas después de sufir una operación delicada y pasar por cuidados intensivos, Attagul se recupera: puede hablar y moverse. Este reportaje tuvo lugar una semana antes de que le trasladaran a un centro especializado en ortopedia donde espera recuperar más movilidad.

Antes del atentado, Attagul estaba a cargo de sus seis hijos, su mujer y sus padres.

Compartir esta noticia