Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

¿Será Ursula von der Leyen la sucesora de Juncker?

¿Será Ursula von der Leyen la sucesora de Juncker?
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

La candidata frente al parlamento Europeo. Ursula von der Leyen ha jugado sus mejores bazas para convencer a los eurodiputados de que la voten y así convertirse en la presidente de la Comisión Europea. Pero aunque ha mandado cartas a las principales agrupaciones políticas no está claro que la vayan apoyar.

Los Conservadores y Reformistas en donde se integran los ultraconservadores polacos y Vox no han anunciado su decisión final, pero se han mostrado abiertos.

Menos convencidos se muestran los socialistas alemanes. "Algunas de las ideas no son nuevas, otras no dependen de ella. Dependen de otras instituciones o de los estados miembros. Está bien que las apoye pero no puede conseguirlas. Hay otras que sí, pero no sé si es suficiente. Todavía no lo sé", apunta Jens Geier, miembro del Partido Socialdemócrata de Alemania.

Mientras tanto el también socialista y primer ministro de Portugal ha estado tuiteando en varias leguas para intentar recabar más apoyos para ella.

Por su parte los verdes y la izquierda europea se han comprometido a rechazarla, los de su propia familia política se afanan en defenderla.

"Es una mujer muy enérgica, con una gran capacidad y respetada en el partido. Sabe de lo que está hablando y, por supuesto, es una europea verdaderamente convencida y convincente”, señala David McAllister,miembro de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania.

Von der Leyen asegura que renunciará a su puesto como ministra de Defensa alemán, tanto si su nominación prospera como si no.

Es probable que la votación esté este martes muy reñida. Si fuera elegida presidenta de la Comisión de la Unión Europea por un margen muy estrecho el resultado podría ser 5 años en los que se cuestionaría su legitimidad.

Si los eurodiputados la rechazan, los líderes europeos tendrán un mes para proponer a otra persona.