Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Coca Cola, BMW o Microsoft patrocinando la Presidencia rotatoria de la UE ¿Todo normal?

Coca Cola, BMW o Microsoft patrocinando la Presidencia rotatoria de la UE ¿Todo normal?
Derechos de autor
Reuters / коллаж Euronews
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

El patrocinio de los Estados miembros que asumen la presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea por parte de grandes multinacionales no es nada nuevo. Pero, ¿es normal?

La anterior anfitriona, Rumania, fue patrocinada por Coca-cola, entre otros, mientras que Finlandia, que asumió el cargo de presidente rotatorio el 1 de julio, anunció un acuerdo con BMW.

"Que se esté patrocinando de esta forma la política y la toma de decisiones de la UE pinta muy mal", dice a Euronews la investigadora Vicky Cann, de Corporate Europe Observatory (CEO), un grupo de investigación de la actividad de los grupos de presión.

Cann cree que la clave de esta práctica es que las multinacionales son grupos de presión clave en la Unión Europea, que buscan sanear su reputación.

"Todo el proceso que rodea el patrocinio es muy turbio", dijo Cann.

Es difícil decir exactamente cuándo comenzaron los patrocinios, pero el Defensor del Pueblo de la UE dictó una resolución sobre el tema en 2005, lo que sugiere que esto ya estaba en marcha en aquel entonces.

Los Estados miembros que han aceptan el patrocinio van desde Austria en 2018 (Porsche, Audi, Microsoft y otros), hasta Bulgaria el mismo año, con más de 50 patrocinadores, Malta en 2017 (BMW, AirMalta y Microsoft), Estonia el mismo año (Microsoft, Mercedes, BMW) y Eslovaquia en 2016 (Peugeot, Orange y Microsoft). España .

El Defensor del Pueblo abre un caso

La semana pasada, la Defensora del Pueblo de la UE, Emily O'Reilly, abrió una investigación sobre los patrocinios privados basada en una queja de la ONG Foodwatch contra el Consejo de la Unión Europea.

En febrero, la ONG criticó el patrocinio de Coca-Cola a la presidencia rumana, diciendo que era "inaceptable" que se permitiera al gigante de los refrescos patrocinar a la presidencia mientras Rumania supervisaba las discusiones sobre las revisiones de la Ley General de Alimentos o las normas de envasado.

romania2019.eu

"Este tipo de relación entre las principales instituciones de la UE y los intereses de las empresas socava aún más la confianza del público en la política europea y en los responsables de la toma de decisiones", dijo en su momento Thilo Bode, director ejecutivo de Foodwatch.

El Consejo respondió al reclamante que "no está en condiciones de abordar o comentar el fondo del asunto" porque "la organización de la Presidencia, incluida la búsqueda de patrocinio para elementos de una Presidencia, es, en principio, una cuestión que compete a las autoridades de los Estados miembros afectados" y "no es una cuestión que entre en el ámbito de la facultad de decisión del Consejo".

Sin embargo, O'Reilly señaló en el contexto de la investigación anterior que "la Presidencia forma parte funcionalmente del Consejo", según señala... ¡el propio Consejo! y que, en base a esto es difícil entender por qué el órgano que representa a los países miembros no estaba "en condiciones de abordar o comentar los vericuetos de la cuestión".

Ha pedido una respuesta del Consejo antes del 13 de septiembre de 2019.

Euronews se ha puesto en contacto con el Gobierno rumano pero no había recibido respuesta en el momento de la publicación.

Cann rechaza de plano la respuesta de la institución: "Es fácil para el Consejo culpar a los países, pero podría haber habido una conversación sobre esto sin problemas."

Eurodiputados pidieron a Finlandia que sentara precedente

Esta es la primera polémica a la que se ha enfrenta un Estado miembro por un acuerdo de patrocinio: en abril, un grupo de 97 diputados del Parlamento Europeo de varios partidos pidió al exprimer ministro finlandés Juhu Sipila en una carta que rechazara cualquier patrocinio corporativo y que "presentara una propuesta a otros Estados miembros para que todas las futuras presidencias acepten tal norma" antes de su presidencia.

Reuters/ Archivo
BMW patrocina la presidencia finlandesa que termina en diciembreReuters/ Archivo

"Esta es una práctica normal para los Estados miembros", dice Anne Sjöholm, jefa de comunicación de la presidencia en la oficina del primer ministro, a Euronews sobre el acuerdo del gobierno con BMW. "No tienen tantos vehículos como se necesitan y el coste de proveer tantos coches es muy alto." Una reacción similar a la que tuvo el gobierno.

Sjöholm comenta que el patrocinio de BMW consistía en una flota de coches que sólo funciona durante la presidencia - el país no pagó nada por ellos aparte de los gastos de funcionamiento, como el combustible y los conductores.

En cuanto a la transparencia, dijo que Finlandia hizo un "concurso muy abierto (para el suministro de coches) y que sólo una empresa de vehículos participó" añadiendo que la "decisión fue tomada por la secretaria de la presidencia, que sólo se ocupa de la parte administrativa, como la reserva de hoteles... y no participa en la elaboración de políticas".

Una imagen muy pobre de las instituciones

Cann reconoció que acoger a la Presidencia supone un coste adicional, pero argumentó que la responsabilidad de remediarlo recaía en Bruselas. "Si las presidencias son difíciles de financiar, debería haber una partida para esto en el multimillonario presupuesto de la UE", afirmó.

Sin embargo, dijo que la responsabilidad no recae sólo en la UE, y añadió que "sería un gesto apreciable si uno o dos países anunciaran que no aceptarán este tipo de dinero".

Pero lo que es más grave, en su opinión, es el daño a la reputación de la institución "la secretaría del Consejo podría plantearse la cuestión" añande Cann.

Cualquiera que sea la ruta por la que pase el cambio, "tiene que ocurrir rápido", dijo Cann, ya que "Croacia ya está planificando su presidencia y ya está buscando patrocinio".

"Esto parece haberse convertido en algo automático y da una imagen muy, muy negativa", agregó. "No estoy segura de que ahora mismo la UE necesite otra polémica como esta y es un problema que sería muy fácil de resolver".