Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Los puertorriqueños tampoco quieren a Wanda Vázquez

Los puertorriqueños tampoco quieren a Wanda Vázquez
Derechos de autor
REUTERS/Marco Bello
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Los puertorriqueños han celebrado la dimisión del gobernador Ricardo Rosselló con una nueva marcha. Aunque la victoria tiene un sabor agridulce, porque tampoco les gusta su sucesora, la secretaria de justicia Wanda Vázquez, salpicada también por la corrupción.

Los manifestantes amenazan con seguir movilizados. "Estamos contentos, pero no porque Ricky renunció vamos a salir de las calles. Todavía falta por hacer (...) Que enjuicien a estas personas que llevaron a que el pueblo se tuviera que manifestar, todavía falta trabajo", afirma un hombre.

Wanda Vázquez, investigada y con un pasado polémico

Wanda Vázquez, designada por Rosselló para sucederle, está siendo investigada por la Oficina de Ética Gubernamental por negarse presuntamente a indagar irregularidades relacionadas con la gestión de la ayuda para las víctimas del huracán María.

WIPR NOTISEIS vía REUTERS
Wanda Vázquez con Ricardo RossellóWIPR NOTISEIS vía REUTERS

Vázquez tiene además un pasado polémico. En 2017 fue investigada y apartada de su cargo por entrometerse en un caso relacionado con un robo en la casa de su hija, aunque posteriormente fue exculpada y restituida en el cargo. También es polémica su posición a favor de la pena de muerte o su recomendación a las mujeres, cuando era Procuradora de la Mujer, de que portaran armas para protegerse del maltrato.

"Wanda Vázquez está en el mismo nivel de corrupción de Ricardo Rosselló -afirma un manifestante-. No va a ser capaz de ser gobernadora de Puerto Rico. Solo es uno más, se va a ir".

El seísmo político ha sido histórico y ha sacado a la calle toda la frustración que siente la población de este estado libre asociado de Estados Unidos. Se rebelan contra la corrupción, la mala gestión y sus difíciles relaciones con Washington, cuando todavía siguen abiertas las heridas dejadas por el huracán María en 2017. Así las cosas, los puertorriqueños no parecen dispuestos a bajar los brazos.