Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

El drama de los 'sin papeles' en Francia

El drama de los 'sin papeles' en Francia
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Francia es uno de los cinco países que van a acoger a inmigrantes que viajaban en el barco Gregoretti. La nación del 'hexágono' ha recibido multitud de solicitudes de asilo político durante mucho tiempo y sus autoridades han trabajado para desarrollar un amplio sistema de peticiones. En el extrarradio de París, muchos inmigrantes están al límite de sus fuerzas. Algunos viven en el país, sin papeles, desde hace varios años.

"Vine a Francia para pedir asilo, para conseguir mis papeles, para trabajar y para formar una familia. Por eso vine aquí. Pero las condiciones en las que me encuentro en este país son muy malas. Ya hace algunos años ocurría lo mismo. Entonces también estaba sin papeles, sin casa y sin trabajo... Supone un gran problema", declara Oliver, inmigrante que llegó de Sudán.

En teoría, la idea es que todos los que solicitan asilo tengan un lugar donde quedarse, un poco de dinero y que reciban asistencia. Pero, en realidad, no sucede así. Se han establecido medidas para recibir a los inmigrantes que no están debidamente organizadas y algunas incluso mal concebidas. Otras son demasiado ligeras para tamaña empresa.

"¿Cómo se puede obtener asilo? Primero tienes que ir a la correspondiente prefectura. Luego tienes que inscribirte allí mismo, justo en el lugar al que llegues. Por último, debes dejar tu expediente en la oficina de francesa de asilo. En teoría es simple, pero en la práctica es mucho más complicado", explica Pierre Henry, Director de la ONG France terre d'Asile.

Para los inmigrantes que han llegado a Italia y son enviados a Francia, las peticiones de asilo se van a tramitar con más celeridad y obtendrán los beneficios que se supone que el sistema francés debería ofrecer a todos. Pero a muchos otros les tocará esperar.