Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Los migrantes del Gregoretti sufren por las malas condiciones sanitarias a bordo

Los migrantes del Gregoretti sufren por las malas condiciones sanitarias a bordo
Derechos de autor
Reuters/TPX
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Instalaciones deficientes a nivel sanitario y un creciente riesgo para la salud. Es la conclusión de los informes del personal médico que ha inspeccionado el barco Gregoretti en el que siguen a la espera para desembarcar 116 migrantes. La Fiscalia de la ciudad italiana de Siracusa había ordenado evaluar las condiciones de la nave. Ahora la situación de la embarcación ha suscitado llamamientos a la acción.

El Gobierno de Italia solo ha autorizado el desembarco de los menores de 16 años. Los demás tendrán que esperar. El ministro de Interior, Matteo Salvini. mantiene su política migratoria restrictiva y se niega a permitirles bajar hasta que otros países europeos ofrezcan ayuda. "Con millones de italianos buscando un trabajo, es mi deber limitar la llegada de otros inmigrantes"; destacó Salvini en un tuit en el que volvía a rechazar la "invasión" extranjera.

Un miembro de la Liga, el diputado Marco Campomenosi, ha justificado las medidas del Ejecutivo: "Hay una especie de situación esquizofrénica, los gobiernos de toda Europa, especialmente guiados por partidos liberales o de izquierda, están atacando a Salvini porque no recibe a los inmigrantes en Italia, pero no hacen nada para ayudarlo y apoyar a Italia".

Cientos de migrantes han permanecido al pairo durante días en el último año, mientras que los países de la Unión Europea han estado discutiendo entre ellos para decidir quién debe acogerlos. Las soluciones que se han dado barco por barco no han contentado a todos.

"Lo que tiene que ocurrir ahora es una resolución rápida para que la gente pueda desembarcar y obtener la ayuda que necesita, y los Estados se unan y acuerden una distribución justa y equitativa para recibir a esas personas", señala Charlie Yaxley, portavoz de ACNUR.

Los gobiernos de la UE han estado intentando acordar un mecanismo formal para la asignación de migrantes, pero con un éxito limitado.

Mientras que a Malta e Italia - dos de los países que están en primera línea- se les acaba la paciencia. Alemania ha dicho que acogería a algunos de los migrantes del Gregoretti. Pero hasta que otros no lo hagan, Salvini dice que nadie baja del barco.