Última hora

Un diputado húngaro pide boicotear Coca-Cola por una campaña de publicidad con parejas homosexuales

Un diputado húngaro pide boicotear Coca-Cola por una campaña de publicidad con parejas homosexuales
Derechos de autor
REUTERS/Bernadett Szabo
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Una pareja gay abrazada junto al eslogan "cero azúcar, cero prejuicios". Este es uno de los carteles de Coca-Cola, parte de una campaña de publicidad para desestigmatizar la homosexualidad, que ha generado polémica en Hungría. Un diputado del Fidsesz, partido del primer ministro Viktor Orbán, ha hecho un llamado al boicot.

En su cuenta de Facebook, István Boldog escribió: "Rechazo la campaña de carteles de Coca-Cola. Hasta que no se retiren sus carteles (con fotos de parejas del mismo sexo besándose y con la botella de la conocida bebida) provocadores de Hungría, no beberé sus productos. Es lo que pido a todos".

El partido nacionalista Fidesz apoya la prohibición del matrimonio homosexual y está tratando de revertir las uniones civiles ya existentes entre personas del mismo sexo.

No obstante, el partido envió un mensaje al portal magiar "hvg.hu" en el que se distancia parcialmente de la postura expresada por Boldog. "Hungría es un país libre y cada uno puede decidir si bebe o no Coca-Cola", dice la breve misiva.

La campaña publicitaria fue lanzada en coincidencia con el Festival Sziget de Budapest, uno de los mayores certámenes europeos de música pop, que se abre el próximo miércoles bajo el lema de "Revolución del Amor" y enarbolando mensajes de tolerancia.

Coca-Cola dijo el lunes que el festival de Sziget, que se espera que atraiga a más de medio millón de personas, se hace eco de los principios básicos de la multinacional estadounidense. "Creemos que tanto los hetero- como los homosexuales tienen el derecho de amar a la persona que quieren de la manera que quieren", dijo en una declaración.

"Toda la propaganda del gobierno se basa en el conflicto, y necesitan enemigos"

Tamas Dombos, un defensor del grupo de derechos de los homosexuales Hatter, dijo que el gobierno era homofóbico pero también consciente de la creciente aceptación por parte de la sociedad de los estilos de vida homosexuales.

"Tenemos la sensación de que están poniendo a prueba a la gente en este tema", dijo a Reuters. "Toda la propaganda del gobierno se basa en el conflicto, y necesitan enemigos. Después de la UE, los inmigrantes, las ONG e incluso las personas sin hogar, ahora pueden ser personas LGBTQ".

Un estudio de 2018 de Hatter señala que casi dos tercios de los húngaros creen que los homosexuales deberían ser libres de vivir como les plazca, en comparación con menos de la mitad en 2002.

Por primera vez en décadas, el pasado 6 de julio la Marcha del orgullo gay de Budapest pudo celebrarse sin cordones de seguridad.

El país centroeuropeo reconoce la unión registrada de parejas del mismo sexo, pero no permite su matrimonio, que la Constitución de 2011 define como una unión de un hombre y una mujer. La legislación también excluyen a las parejas homosexuales de la adopción.

Orban rara vez ha abordado el tema de frente, aunque en una entrevista en 2016 dijo que los homosexuales "pueden hacer lo que quieran, pero no pueden conseguir que sus matrimonios sean reconocidos por el estado...".

"Una manzana no puede pedir que la llamen pera", añadió.

Lee | De la prohibición total en Asia al avance en América: Una visión global del matrimonio homosexual

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.