Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Activistas advierten que la central nuclear flotante de Rusia podría ser un "Chernóbil sobre hielo".

Activistas advierten que la central nuclear flotante de Rusia podría ser un "Chernóbil sobre hielo".
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

La compañía nuclear rusa Rosatom se está preparando para lanzar la primera planta nuclear flotante del mundo en el Océano Ártico, un proyecto que ya se ha comparado con desastres nucleares del pasado.

La planta de Akademik Lomonosov zarpará dentro de unas semanas, pero por ahora, el barco está anclado en Murmansk, una ciudad rusa a sólo 200 km de la frontera noruega.

Luego será remolcado a través de la Ruta Marítima Septentrional hasta Pevek, donde se supone que proporcionará calor y energía a los hogares locales y ayudará en las operaciones de minería y perforación en la región rusa de Chukotka.

El barco, de 140 metros de eslora por 30 metros de manga, que puede transportar a 69 marineros a una velocidad media de cuatro nudos (7,5 km/h) en condiciones favorables, está "diseñado para operar en el Lejano Norte y en el Lejano Oriente".

Su principal objetivo es proporcionar energía a empresas industriales remotas, ciudades portuarias, así como a plataformas de gas y petróleo ubicadas en el mar", dijo Rosatom en un comunicado.

También tiene un "amplio margen de seguridad, que supera todas las amenazas posibles y hace que los reactores nucleares sean invulnerables a los tsunamis y otros desastres naturales".

La embarcación está equipada con "dos plantas de reactores KLT-40S, capaces de generar hasta 70 MW de energía eléctrica y 50 Gcal/h de energía térmica en modo de operación nominal, lo que es suficiente para mantener la vida de una ciudad con una población de alrededor de 100 mil personas", agrega el comunicado.

La compañía nuclear rusa también afirmó que el barco es "virtualmente insumergible" y que no se verá afectado por colisiones con icebergs.

Sin embargo, las ONG medioambientales han expresado su preocupación por la seguridad del proyecto, y Greenpeace ha calificado la central nuclear de "UN Chernóbil sobre hielo".

"Si se produce un accidente nuclear o de radiación en el Ártico, será mucho más difícil eliminar sus repercusiones que en Chernóbil. Los liquidadores se enfrentarán a condiciones climáticas adversas, y cientos o incluso miles de kilómetros pueden separarlos de la infraestructura necesaria".

"En tales circunstancias, nadie ha eliminado nunca los accidentes nucleares, nadie tiene tanta experiencia, y Rosatom no está preparado para esto", dijo Konstantin Fomin, experto de Greenpeace en el Ártico en una declaración.

Greenpeace también advirtió sobre el potencial del barco para acelerar el derretimiento de los icebergs en el Ártico, aumentando la posibilidad de una catástrofe ambiental.

"Según los planes oficiales, la central nuclear flotante se utilizará para la producción de petróleo, gas y carbón en el Ártico. Pero la quema de combustibles fósiles es una de las principales fuentes de gases de efecto invernadero, debido a lo cual se está produciendo el cambio climático y el derretimiento del Ártico", dijo.

Greenpeace también dijo que Rusia está apostando al calentamiento global y al derretimiento de los glaciares del Ártico para aumentar su producción de petróleo y sus actividades mineras subterráneas (cobre y oro).

Euronews se puso en contacto con Rosatom para conocer sus observaciones respecto a las alegaciones de Greenpeace, pero no había recibido respuesta en el momento de la publicación.