Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

El Open Arms rescata a 39 personas que se suman a las 121 que ya viajan a bordo

Barco encontrado por el Open Arms
Barco encontrado por el Open Arms
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

El Open Arms rescata en el mediterráneo a otras 39 personas. Con este son ya 160 inmigrantes lo que viajan en el barco con un nivel de ansiedad insostenible, según el fundador de la ONG Oscar Camps. Camps ha asegurado en Twitter que Malta admite a las 39 personas rescatadas la madrugada del sábado pero rechaza a las otras 121 que llevan ya en el barco 9 días.

El buque lleva más de una semana esperando en aguas internacionales próximas a Lampedusa la autorización para desembarcar en un puerto seguro a los 121 migrantes salvados en dos operativos, ahora, el rescate de otros 39 inmigrantes complica la vida en el barco. A parte de la oferta del puerto de Valencia y el de Barcelona, ningún Estado europeo ha dado luz verde al Open Arms para llegar a tierra.

El fundador de la ONG, Oscar Camps, explicó a Euronews que la presión política y administrativa a la que se ha enfrentado la embarcación no va acorde con el reglamento marítimo internacional. Además, durante una rueda de prensa en el aeropuerto de la isla italiana de Lampedusa, Camps a acusado a los Gobiernos europeos de buscar cualquier mecanismo burocrático para criminalizar los rescates en el mar. La Marina Mercante española amenazó a Proactiva Open Arms con multas de hasta 600.000 euros si continuaba con sus labores de rescate. Por su parte, el Gobierno italiano aprobó esta semana una ley según la cual las embarcaciones de salvamento que lleguen a territorio italiano sin permiso podrán enfrentarse a sanciones de hasta un millón de euros.

El barco Ocean Viking, de bandera noruega y dirigido por las ONG SOS Mediterranee y Médicos Sin fronteras, rescató el viernes a otras 80 personas en una lancha de goma en la costa de Libia.

"La información que tenemos es que permanecieron en el mar durante varios días, por lo que se sienten absolutamente exhaustos. Ahora los niños están jugando en la cubierta, pero puedo sentir un ambiente súper silencioso a mi alrededor, lo que significa que están realmente exhaustos y necesitan descansar", explicaba uno de los médicos a bordo de la embarcación.

El Gobierno italiano envió a la embajada de Noruega una carta advirtiendo de que el Ocean Viking había realizado el rescate fuera de la zona de influencia del país, y pidiendo que busquen un puerto alternativo. Tras la ley aprobada por el Gobierno italiano el viernes.

Los países de la UE, sin embargo, no se ponen de acuerdo. Malta e Italia no dejarán desembarcar a ningún navío de rescate si Bruselas no se compromete a repartir a las personas rescatadas entre varios países. Para que la mediación de Bruselas suceda, tiene que existir la petición de algún país miembro. Ante la ausencia de esta, Open Arms se ha adelantado a solicitar la negociación, desde la ONG aseguran que es la primera vez que se intenta por esta vía.

Mientras tanto, la campaña a favor del desembarco sigue en marcha. A los actores españoles que han realizado peticiones en redes sociales se ha sumado el estadounidense Richard Gere, que acudió a reunirse con la embarcación en un barco con una pancarta que rezaba: "No estáis solos". Gere acudió con víveres y comida para las 121 que estaban entonces en la embarcación.

"Rescataron dos botes. Probablemente todas estas personas habrían desaparecido. La gente que veis en este barco está aquí solo gracias a las donaciones a Open Arms, al trabajo que hacen. Lo más importante para esta gente es conseguir un puerto libre para llegar a tierra y comenzar una nueva vida, que los atiendan y construirse un futuro", explicaba Gere en un video publicado en redes sociales.

Sonrisas y buenas intenciones que contrastan en tierra con el rechazo de Italia y España, que se lanzan entre sí la patata caliente. El ministro del interior Matteo Salvini, tras cerrar a cal y canto las aguas italianas a barcos humanitarios. asegura que estos inmigrantes son responsabilidad directa de Madrid.

Y la ministra portavoz española Isabel Celáa ha dicho, sin decirlo, que la obligación es italiana: "Es obligación de todo capitán de buque cuando hay un riesgo en su tripulación conducirlo a puerto seguro, al puerto seguro más cercano. Descartados los puertos africanos, usted puede conseguir saber perfectamente qué puertos pueden ser esos".

Mientras, en el Open Arms aprovechan la espera para sacarse fotos y, según medios españoles, para empezar a tramitar solicitudes de asilo ante ACNUR y el organismo italiano correspondiente.