Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Europa recuerda el picnic más simbólico de su historia, en vísperas de su trigésimo aniversario

Europa recuerda el picnic más simbólico de su historia, en vísperas de su trigésimo aniversario
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Este lunes se cumplen 30 años de un picnic que cambió el rumbo de la historia. Era 1989 y Alemania seguía dividida. En Hungría muchos refugiados alemanes del este aprovecharon la apertura simbólica de la frontera con Austria para asistir a un picnic paneuropeo organizado por la oposición húngara y de paso huir al país vecino, que no era comunista. Los guardias tenían orden de solo dejar pasar a los húngaros, e incluso de usar las armas para detener a los alemanes, pero al final decidieron que estos también podían atravesar el paso. El acto simbólico acabó sentando precedente para la caída, algunos meses después, del Muro de Berlín.

Tomé la decisión justo aquí, cuando tenía que haberme llegado desde los altos mandos. Pero allí nadie tomó la decisión. Bueno, en realidad sí lo hicieron pero tenían miedo de que si la situación se volvía en su contra, si por ejemplo Gorbachov cambiaba de opinión, tendrían un problema. Y entonces, ¿quién sería responsable? Pues la persona aquí abajo", cuenta Árpád Bella, guardia retirado húngaro.

Según los historiadores, el picnic fue un paso determinante en el proceso de negociaciones entre Hungría, Alemania y la Unión Soviética.

"Estaban poniendo a prueba a la Unión Soviética y a la Alemania del Este, comprobando si responderían ante esto o no y con qué consecuencias", explica Ignác Romsics, historiador húngaro.

Un mes después, Hungría abrió la frontera a cerca de 30.000 alemanes del este refugiados en este país. Tres meses después, concretamente el 9 de noviembre de 1989, se abría el Muro de Berlín.