Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

El Trump más constructivo aflora en Biarritz

El Trump más constructivo aflora en Biarritz
Derechos de autor
REUTERS/Philippe Wojazer
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Con el mar en calma y buenas previsiones para el futuro ha concluído en Biarritz la cumbre del G7, en la que se ha conseguido lo impensable: que Donald Trump se abra a un posible diálogo con su homólogo iraní, Hasán Rohaní, tras meses de tensión extrema con Teherán.

El enorme trasiego diplomático del presidente francés, Emmanuel Macron, convertido en apaciguador de fieras y maestro de ceremonias, parece haber dado frutos.

Tras las dos últimas cumbre del G7, los otros líderes temían la reacción de Trump en la cita francesa. Sin embargo, el presidente estadounidense mostró en Biarritz su mejor versión, la más constructiva, dejándose convencer de la conveniencia de mantener un encuentro con Rohaní.

"Lo que le dije por teléfono al presidente Rohani es que si acepta una reunión con el presidente Trump, estoy convencido de que se puede llegar a un acuerdo", señaló Macron en una rueda de prensa conjunta con Trump.

"No estamos buscando un cambio de liderazgo -explicó el mandatario estadounidense refiriéndose a Irán-. Lo que queremos es que no haya armas nucleares ni misiles balísticos y un marco temporal mucho más largo. Es muy sencillo. Podemos lograrlo en poco tiempo".

Pekín pide a Trump volver a la mesa de negociaciones

Durante la cumbre se registró otro avance. El Gobierno chino ha tendido la mano a Donald Trump para retomar las negociaciones con el objetivo de buscar una solución a la guerra comercial entre Washington y Pekín, cuyo agravamiento la pasada semana hizo temblar a la economía mundial.

"El vicepresidente de China dijo que quiere que se haga un trato en condiciones tranquilas, usó esa palabra, calma, y yo estoy de acuerdo con él -explicó Trump-. China ha sufrido un duro golpe en los últimos meses, ha perdido 3 millones de puestos de trabajo y pronto podría ser muchos más".

La cumbre se cerró también con el compromiso de movilizar 20 millones de dólares para contribuir a la extinción del fuego en Amazonia, entre otros compromisos. Algo que el presidente brasileño Jair Bolsonaro consideró una injerencia en su soberanía.

Pero, sobre todo, de este G7 queda una insólita imagen de unidad, con un Trump cordial y abierto al juego diplomático, tal vez, con la intención de mejorar su imagen de cara a la cumbre del G7 que le tocará organizar el próximo año en Estados Unidos.