Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

La grandes petroleras están quebrantando el Acuerdo climático de París

La grandes petroleras están quebrantando el Acuerdo climático de París
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Las mayores compañías petroleras del mundo están quebrantando el Acuerdo de París sobre el cambio climático. Según el último informe de la consultora especializada Carbon Tracker, desde el año pasado han aprobado 45 billones de euros en proyectos que no serán económicamente viables si los gobiernos implementan el acuerdo de 2015, que pretende limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados. BP Shell, BP, Exxon, Chevron son algunas de ellas.

BP se defiende

BP ha señalado que su estrategia para producir petróleo y gas baratos y de menor dióxido de carbono se ajusta a los pronósticos de la Agencia Internacional de Energía y el acuerdo de París.

En un comunicado la compañía ha apuntado: "Todo esto tiene por objeto hacer que BP pase de ser una empresa centrada en el petróleo y el gas a una empresa de energía mucho más amplia, de modo que estemos mejor preparados para ayudar al mundo a llegar a la meta de cero emisiones al mismo tiempo que se satisface la creciente demanda de energía"

Algunas de estas compañías, incluyendo Shell, BP, Total y Equinor han aumentado el gasto en energías renovables y han introducido objetivos de reducción de dióxido de carbono, según el último informe de Carbon Tracker.

Corren el riesgo de "malgastar"

Las grandes compañías de petróleo y gas gastaron al menos el 30% de su inversión el año pasado en proyectos que no son coherentes con la idea de limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados.

El informe también concluye que las compañías de petróleo y gas corren el riesgo de "malgastar" 2 trillones de euros para 2030 en nuevos proyectos... si los gobiernos aplican restricciones más estrictas a las emisiones de gases de efecto invernadero.