Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Alexéi Navalni se felicita por los avances de la oposición en Rusia

Alexéi Navalni se felicita por los avances de la oposición en Rusia
Derechos de autor
REUTERS/Shamil Zhumatov
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Las elecciones municipales y regionales de este domingo en Rusia dejan una de cal y otra de arena al omnipotente Vladímir Putin.

Su partido Rusia Unida, ha conseguido la totalidad de las gobernaciones en juego, 16, con candidatos propios o afines.

Sin embargo, en los comicios municipales la oposición ha obtenido grandes resultados. Sobre todo en Moscú, donde la formación oficialista perdió un tercio de sus escaños, aunque conserva la mayoría con 25 de los 45 asientos.

El presidente del partido quiere ver el vaso medio lleno.

"Los candidatos que pasaron las primarias del partido y fueron apoyados por Rusia Unida eran 26 y 19 ganaron las elecciones", decía Andrei Turchak. "Es un buen resultado para el partido. Sin duda podía haber sido mejor. Pero, como se suele decir, tenemos lo que tenemos".

La violenta represión de las manifestaciones masivas en la capital rusa ha pasado, por tanto, factura al Kremlin. Protestas surgidas después de que se prohibiera presentartarse a los comicios a decenas de candidatos de la oposición extraparlamentaria.

Uno de sus líderes, Alexéi Navalni, festejaba el éxito de la táctica que ha promovido de apoyar al candidato contrario a Putin con más posibilidades fuera del partido que fuera.

"En general, podemos decir que el 'voto inteligente' ha funcionado en el país y, por primera vez, ha funcionado mucho mejor de lo esperado. Esto era un experimento, y en las ciudades y regiones en las que fue implementado por primera vez, ha funcionado muy muy bien".

El Partido comunista ayudado por esta estrategia, ha obtenido 13 escaños en Moscú.

Parte de la oposición no quiso pedir el voto para ellos, por haber apoyado la represión policial y tachar a los opositores de quintacolumnistas.

La participación en la capital fue de menos del 22 por ciento.

La formación de Putin sufrió otro gran varapalo en el parlamento de Jabárovsk, en el extremo oriental del país, donde solo ganó dos asientos.