Última hora

Avramopoulos: "Europa nunca debería convertirse en una fortaleza"

Avramopoulos: "Europa nunca debería convertirse en una fortaleza"
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

La migración ha sido uno de los asuntos más tóxicos y que más han dividido en los últimos cinco años de la Comisión Jean Claude Juncker. En el piso 12 del edificio de la Comisión, en el corazón del barrio de la UE, un griego desempeñó el papel ejecutor. Antes de que empaque sus pertenencias y emprenda nuevas aventuras, queríamos escuchar al comisario de migración de la UE saliente, Dimitris Avramopoulos.

Méabh Mc Mahon, Euronews: En 2014, cuando tuvo su "entrevista de trabajo" con el Parlamento Europeo, decían que la agenda migratoria para la política europea sería una prueba crucial para la legitimidad de Europa. ¿Cree usted que la Comisión está a la altura de las circunstancias?

Dimitris Avramopoulos: No estamos donde estábamos hace cinco años, lo que demuestra que hemos cumplido. Los flujos han disminuido, nuestras fronteras están mejor protegidas. Hemos creado nuevos mecanismos y hemos reforzado las agencias existentes como Europol y Frontex. Frontex no es lo que era antes.... Es muy difícil convencer a 28 Estados miembros, en primer lugar para que cooperen y, en segundo lugar, para que confíen los unos en los otros. Éste es uno de los principales problemas de la Unión Europea en la actualidad.

M McM: Ha mencionado la agencia de seguridad fronteriza Frontex. En el presupuesto de 2020 se destinarán 100 millones de euros para más policías en las fronteras. ¿Se trata de una especie de fortaleza europea? Y, en caso afirmativo, ¿es sólo una respuesta directa de los gobiernos europeos y sus votantes ?

DA: Europa nunca debería convertirse en una fortaleza. Le voy a recordar algo. La primera vez que se utilizó este término fue en el año 1933 en boca de Hitler. No queremos este tipo de Europa, pero al mismo tiempo tenemos que proteger nuestras fronteras. Ahora mismo estamos en un momento crucial. Jean Claude dijo hace tres años que estamos atravesando un momento existencial. Es verdad. Los auges del populismo y del nacionalismo son grandes amenazas. Han ganado terreno.

M McM: ¿Cree usted que si la cuestión de la migración se hubiera tratado mejor o se hubieran puesto en marcha mejores políticas, se habría evitado el giro hacia los partidos nacionalistas en las elecciones europeas de este año en Bélgica, Italia, Polonia o Hungría?

DA: Sabe, está en la oficina donde se tomaron las principales iniciativas desde el principio. Tuvimos todo en cuenta. Queríamos prestar apoyo a los Estados miembros y, por otra parte, evitar las llegadas irregulares a Europa Central. Debo confesar que no ha sido fácil reunir todos los diferentes enfoques, ya que las políticas nacionales siguen prevaleciendo. Por lo tanto, por un lado, tenemos una política europea que estamos pensando y llevando a cabo en nombre de todos los europeos; y, por otro, nos enfrentamos a los partidarios de la línea dura de algunos países. Aquí me gustaría marcar una diferencia entre los Estados miembros y los Gobiernos, porque los Gobiernos nunca deben olvidar que van y vienen.

M McM: Bueno, esto me lleva a hablar de Italia. Italia tiene un nuevo Gobierno, un nuevo Gobierno significa nuevas políticas. ¿Qué errores cometió la Comisión al tratar con el anterior Gobierno italiano cuando Matteo Salvini era ministro del Interior? ¿Y qué prevé ahora con este nuevo Gobierno?

DA: Tiene que ver con la política interna de Italia. Me temo que gran parte de los italianos fueron convencidos por todos esos eslóganes políticos fáciles. Con Salvini puedo decirles que, al final, yo había empezado a notar un pequeño cambio. Él comenzó como antieuropeo y, al final, se le vio articular un verbo político más amistoso con la Unión. Lo que pasa en Italia debe ser juzgado por los italianos.

M McM: Matteo Salvini es el mismo hombre que criminalizó a las ONGs y a los capitanes por salvar vidas en el mar. A personas como Carola Rackete, por ejemplo. ¿Cree que es una heroína o una criminal?

DA: Bueno, yo diría que estaba llevando a cabo tareas basadas en principios morales. Siempre hay que respetar a los que hacen su trabajo creyendo en sus principios. Y creo que lo que ocurrió fue algo que nunca debería repetirse en el futuro.

M McM: ¿Cree que la respuesta europea ha sido a veces demasiado particular para cada caso?

DA: He dicho en repetidas ocasiones que necesitamos mecanismos permanentes, y estoy insistiendo mucho en ello. No podemos seguir así en el futuro. Todos los Estados miembros tienen que entender que es el momento de adoptar un mecanismo. Al decir esto, quiero hacer referencia a nuestros esfuerzos por adoptar el llamado nuevo Dublín, que es muy importante. Quiero ser franco con usted: me decepcionó mucho la postura de algunos Gobiernos. Algunos creen que se trata de una cuestión lejana, que tiene que ver con el sur del continente. No, no es el caso. Lo que intentamos es adoptar una estrategia para toda Europa.

M McM: Y Ursula van der Leyen, la nueva presidenta de la Comisión de la UE, está preparada para reformar el sistema de Dublín. ¿Cree que es misión imposible?

DA: Ninguna misión es imposible a menos que la hagamos imposible. Corresponde a la nueva dirección de la Comisión Europea articular un fuerte verbo político proeuropeo y convencer a los Estados miembros. Sé que no es fácil, pero no estamos aquí para hacer un trabajo fácil. El futuro de Europa estará en problemas si no conseguimos ofrecer soluciones permanentes para la migración.

M McM: Señor comisario, el año pasado, cuando Angela Merkel hablaba en el Parlamento Europeo, Nigel Farage se puso de pie y le dio las gracias por su contribución al Brexit debido a su política de puertas abiertas de 2015. ¿Qué piensa al respecto?

DA: ¿Quiere que haga comentarios sobre lo que dijo Farage? Nunca lo haría porque creo que su papel en Europa y, lo que es más importante, en su país, es un papel muy negativo, y eso es lo que los historiadores del futuro juzgarán algún día. Porque en la historia, hay dos tipos de políticos y líderes que son recordados: los que estaban para construir y los que estaban para destruir.

M McM: Ya sabemos lo que siente por Nigel Farage. Un último tema al que quería referirme es la Declaración UE-Turquía y las últimas amenazas de Erdogan de abrir las puertas. ¿Qué significa todo esto para las relaciones entre la Unión Europea y Turquía?

DA: Quiero ser franco. La declaración UE-Turquía debería seguir viva. Esta cooperación debería permanecer y profundizar aún más en ella en el futuro. Pero a mi juicio esta cooperación no debería utilizarse como una herramienta de presión ni como una herramienta de negociación.

M McM: Comisario Avramopoulos, muchas gracias por haber sido nuestro invitado de hoy en Global Conversation.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.