Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Estragos tras la gota fría

Estragos tras la gota fría
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

La gota fría llega a Madrid causando más de un centenar de incidencias. Este domingo, el temporal ha llegado a la zona del sudeste de Madrid, concretamente, Arganda del Rey ha sido uno de los lugares más afectados. Las inundaciones han obligado a interrumpir el servicio de la Línea 9 de Metro entre Arganda y La Poveda.

Pese al caos, los servicios de Madrid han informado a través de las redes sociales que no ha habido daños personales graves. La gota fría que ha devastado el sureste peninsular mantiene ahora a 14 provincias.

El paso devastador de la Dana por el sureste y sur del país ha dejado al menos media docena de muertos, 3.500 evacuados e incalculables destrozos.

Los esfuerzos se centran ahora en el recuento de pérdidas, reparaciones, limpieza y recuperación de enseres.

Con decenas de carreteras aún cortadas por las inundaciones, los intentos de restablecer la normalidad, se dificultan. Las riadas cubrieron amplias zonas en Alicante, Murcia o Almería, donde se han sucedido rescates y desalojos por las precipitaciones que llegaron a superar los 400 litros por metro cuadrado.

En el camping de Cabo de Gata, en Almería, la lluvia pudo causar una auténtica catástrofe.

En la Vega Baja de Alicante, se calculan pérdidas del 100% de los cultivos de hortalizas, son enormes estragos cuyas consecuencias aún están por evaluar.

Aquí, en la localidad de San Javier, Murcia, la casa de Carlos Pallares quedó totalmente inundada y tuvieron que subirse al tejado. Ahora tratan de restablecer la corriente eléctrica y el agua, pero lo que se encuentran es barro por todas partes.

La gota fría que ha devastado el sureste peninsular mantiene ahora a 14 provincias del centro en alerta, aunque de menor intensidad, mientras sus efectos continúan causando estragos en la zona del Mediterráneo, donde se han producido nuevas evacuaciones, inundaciones y cuantiosos destrozos materiales.