Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Vuelve la calma al "polvorín" del campo de refugiados de Moria

Vuelve la calma al "polvorín" del campo de refugiados de Moria
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Aparente calma en los aledaños del campo de Moria en la mañana del lunes tras los graves incidentes vividos horas antes.

La situación se ha relajado, el reparto de comida ha transcurrido con normalidad y la parte quemada de las instalaciones ha sido aislada.

No parece aún claro el número de víctimas. Las autoridades griegas hasta ahora solo confirman la muerte en el incendio de una mujer que, según los inmigrantes, trabajaba como vendedora ambulante. Aunque algunos medios griegos mantienen que a su lado se hallaron restos de piel que podrían pertenecer a su hijo recién nacido.

"Se ha encontrado un cuerpo calcinado, que fue la causa de la revuelta de los migrantes que atacaron violentamente a los bomberos y policías con piedras y otros objetos", aseguraba Lefteris Oikonomou, viceministro de Protección Civil de Grecia.

Pero debajo de la recuperada tranquilidad, este campo de refugiados de la isla griega de Lesbos sigue siendo una bomba de relojería que puede volver a estallar ante la mínima chispa.

"Cuatro brigadas de fuerzas especiales han venido de Atenas y están en el interior del campo para restaurar el orden. Pero la gente aquí está muy estresada, preguntando siempre cuándo van a abandonar la isla. Un centro de refugiados con capacidad para 3500 personas, como mucho 4000, que en este momento alberga a más de docemil", nos cuenta el enviado especial de Euronews Apostolos Staikos.

Los trabajadores del recinto confirman que hubo dos incendios, uno en el exterior y otro dentro. Los refugiados dicen haber intentado extinguirlo, pero que fueron apartados violentamente por la policía, lo que los enfureció y reaccionaron arremetiendo contra los bomberos.

Hubo también 17 heridos, entre ellos dos niños, que fueron trasladados al hospital con lesiones en huesos y problemas respiratorios.

La situación es trágica, advierte un portavoz de la ONU en Grecia. "Y es de extrema urgencia acelerar los traslados de estos migrantes al continente".