Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora
Un manifestante en una barricada a la entrada de la Universidad de los Andes. San Cristóbal, 28 de febrero de 2015
Un manifestante en una barricada a la entrada de la Universidad de los Andes. San Cristóbal, 28 de febrero de 2015 -
Derechos de autor
© Adriana Loureiro Fernandez

El paraíso perdido: fotoperiodista venezolana ilustra las tragedias del país sudamericano

Cerca de cinco mil venezolanos dejan sus hogares todos los días para trasladarse a países vecinos. A finales de 2020 Venezuela podría convertirse en el país con el mayor éxodo del mundo, dejando atrás a Siria, según el grupo de trabajo especial de la Organización de Estados Americanos. La ONU dice que más de cuatro millones de personas han huido del país sudamericano escapando del hambre, el desempleo, la escasez de medicamentos y la violencia.

Una hiperinflación extrema, el colapso de los servicios sociales y la escasez de suministros han llevado al país al borde del colapso económico, una situación agravada por las tensiones políticas internas. El pasado mes de enero, más de 50 gobiernos reconocieron al líder de la oposición Juan Guaidó como presidente legítimo del país frente al liderazgo del chavista Nicolás Maduro.

Casi nueve meses más tarde la crisis está lejos de haber terminado, pero Venezuela está desapareciendo gradualmente de los titulares mundiales.

Adriana Loureiro Fernandez
Zuleima Pérez (34) con su bebé recién nacida, al lado de una nevera rota. El Valle, Venezuela, 24 de noviembre de 2017Adriana Loureiro Fernandez

Paraíso Perdido

Hay un pensamiento peligroso en la mente de los residentes de todos los países en pleno colapso: "Hoy es peor que ayer, pero mejor que mañana", dice Adriana Loureiro Fernández, fotoperiodista de renombre mundial con sede en Caracas. “Desde que puedo recordar, no hay un solo año en el que se haya dicho: 'Oh, este año fue mejor que el anterior, o este mes fue mejor que el anterior'. Esto refleja el estado de ánimo del país. Es muy pesimista. Estamos en modo supervivencia.”

Paraíso Perdido, el trabajo de Loureiro sobre Venezuela, fue exhibido este mes en el festival internacional de fotoperiodismo Visa pour l'image en el sur de Francia. Allí habló con Euronews sobre las realidades que documenta en su país de origen.

Creciendo hacia la misión

Nací en un barrio de clase media-baja rodeado de zonas marginales, y crecí rodeada de mucha violencia y contrastes. Comprendí a muy temprana edad que tenía mucho más, pero también mucho menos que otros. Esto se hizo más fuerte en la escuela, mis padres se esforzaron para enviarme a la mejor institución posible, allí estaba rodeada de gente que tenía mucho más dinero que yo, mientras que al mismo tiempo vivía en un lugar rodeada de gente con muy bajos recursos.

La gente con la que estudié nunca se hubiera juntado con personas que vivían en zonas marginales y viceversa. Yo, al contrario, podía entender ambas realidades y hablar con ambos. Venezuela es muy clasista, había una gran brecha entre clases cuando Chávez llegó. Creo que se aprovechó del resentimiento que había de ambos lados de la sociedad. Siempre pensé que yo podía comunicar la realidad de las personas que fueron olvidadas durante mucho tiempo.

"Este olor se me ha pegado a la nariz durante días..."

"Esta ha sido una de las fotos más difíciles de tomar. Pasé todo el día documentando los funerales de las personas que murieron cuando se produjo un incendio en una de las cárceles venezolanas. Hubo 66 entierros en un día. La gente solo tenía 10 minutos para despedirse, recuerda Loureiro. En su imagen, el foco no son los ataúdes o las tumbas, sino una niña, sola en medio de una inmensa tragedia.

Natalia Liubchenkova/Euronews
Adriana Loureiro Fernandez hablando con Euronews sobre su trabajo en Venezuela. Festival de fotoperiodismo Visa pour L'Image. Perpiñán, Francia. 2019Natalia Liubchenkova/Euronews

"Las autoridades robaron la dignidad y la humanidad de las personas que formaron parte de esta tragedia. Les dieron ataúdes que no estaban bien cerrados, y los cuerpos estuvieron afuera durante cuatro días, descomponiéndose. La chica de la foto está a 10 metros de donde estaba la familia porque no soportaba el olor. El mismo olor que me persiguió a mi durante días, no podía sacarlo de mi nariz. Esta foto evidencia cómo la generación que me sigue está creciendo entre muertos: hay mucha violencia".

Nataliia Liubchenkova/Euronews
Adriana Loureiro Fernandez hablando con Euronews sobre su trabajo en Venezuela. Festival de fotoperiodismo Visa pour L'Image. Perpiñán, Francia.Nataliia Liubchenkova/Euronews

"Esta es una chica que a veces visito en la playa, vive allí, su familia es muy pobre”, nos cuenta Loureiro señalando otra fotografía. “Se ocupa de sus dos hermanos menores que quieren ser surfistas, pero sueña con huir del país. Esta es una historia importante para mí porque los venezolanos no son migrantes por naturaleza sino por extrema necesidad: ahora todos sueñan con irse del país."

El embarazo precoz es otro gran problema en Venezuela, y otro tema en el que Loureiro trabajó. “Hay estudios que afirman que un embarazo precoz es responsable de dos generaciones más de pobreza,” señala.

© Adriana Loureiro Fernandez
Pasando al lado de un puesto en la calle que vende ropa de segunda mano. Caracas, Venezuela, 1 de febrero de 2019.© Adriana Loureiro Fernandez