Última hora
This content is not available in your region

Esquerra Republicana mantiene su negativa para investir al socialista Pedro Sánchez

euronews_icons_loading
Esquerra Republicana mantiene su negativa para investir al socialista Pedro Sánchez
Tamaño de texto Aa Aa

No hay tiempo que perder. Los socialistas españoles negocian sin descanso para conseguir los apoyos necesarios para la investidura de su líder Pedro Sánchez. El presidente del Gobierno español en funciones que ha recibido la visita del presidente electo del Consejo Europeo, Charles Michel, quiere que la legislatura arranque cuanto antes.

"Me gustaría que entre todos pudiéramos hacer que la legislatura echara a andar en el mes de diciembre, es decir, que hubiera Gobierno en el mes de diciembre", ha dicho Pedro Sánchez.

LEE | Rueda de prensa de Pedro Sánchez y Charles Michel en Madrid

Esquerra Republicana de Cataluña mantiene su negativa

Tras una primera reunión entre sus portavoces parlamentarios, los independentistas catalanes de izquierda mantienen su negativa a investir a Sánchez. "No ha habido indicio alguno" de que los socialistas vayan a cambiar su posición sobre Cataluña, ha señalado Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) a través de un comunicado. Una reunión corta, de menos de una hora, aunque ambas partes coincidieron en la necesidad de continuar los contactos.

Esta formación política fue la más votada en Cataluña en las elecciones generales celebradas el pasado domingo tras conseguir 13 diputados y situarse como el quinto grupo más numeroso en el Congreso de los Diputados. Su voto favorable, o al menos su abstención resulta indispensable para garantizar la investidura del socialista Pedro Sánchez quien firmó el martes un preacuerdo programático para un Gobierno de coalición con la izquierda de Unidas Podemos (UP).

Los socialistas (120) y Unidas Podemos (35) suman solo 155 de los 350 diputados del Congreso. El rechazo anunciado de los conservadores del Partido Popular (PP), la ultraderecha de Vox y los liberales de Ciudadanos (Cs), haría necesario que al menos uno de los partidos independentistas catalanes con mayor representación parlamentaria (ERC y Junts per Catalunya) se abstenga para garantizar la investidura de Pedro Sánchez a mediados de diciembre.