Última hora

La limpieza de los oceános empieza por uno mismo

La limpieza de los oceános empieza por uno mismo
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

El Puerto Viiejo de Marsella esconde un sucio secreto....

Desde neumáticos viejos y embalajes de plástico hasta vallas publicitarias y triciclos eléctricos... el fondo del mar está lleno de basura.

Cada año, muchos voluntarios se reúnen para limpiar parte de estos deshechos. Cientos de buceadores recogen desperdicios que luego los activistas locales clasifican y reciclan, o bien los eliminan de forma adecuada..

"Encontramos muchas vespas, vallas, latas, botellas... El objetivo no es sólo limpiar, sino también concienciar", cuenta a Euronews Angie Espinel Cañon, voluntaria del Equipo 13

"El año pasado, recuperamos 91 metros cúbicos de residuos. El año anterior fue de 131 metros cúbicos, por lo que vemos una disminución de 40 metros cúbicos. Este año, por mi experiencia y por lo que puedo ver, es aún menos", añade por su parte Isabele Poitou, voluntaria de la asociación Merterre.

Uno de los buceadores, Alain Dumort, es el representante de la UE en Marsella, y responsable de la campaña 'EU Beach Cleanup'. Con la ayuda de sus mascotas 'The Smurfs" Alain quiere concienciar sobre la respuesta europea al problema de la contaminación marina:

"Todo es potencialmente reciclable pero por desgracia NO los objetos de un sólo uso que va directamente a la basura. Por eso la Unión Europea los ha prohibido a partir de 2021. Todo todo tipo de utensilios de un solo uso como platos, vasos, pajitas, tapones de plástico etc... cosas que a menudo encontramos en las playas, será prohibida."

Campañas de la UE de concienciación

Parte importante de la campaña es la difusión pública. Millones de toneladas de residuos, la mayoría procedentes de zonas urbanas, terminan en el océano cada año. Más de la mitad de este plástico es menos denso que el agua, por lo que se mantiene a flote.

Se estima que en cada milla cuadrada del Océano Pacífico hay más de 46.000 piezas de plástico.

"Las cifras muestran que el 80% de los desechos marinos se originan en tierra. Es arrastrada por los ríos o arrojada directamente al mar. Está claro que no fue el viento el que trajo estas vallas y bicicletas aquí", manifiesta Olivier Bianchimani, director de Septentrion Environnement

De los más de 70 actos de limpieza en playas organizados por la UE y Naciones Unidas este año, unos 40 000 participantes recogieron unas 850 toneladas de residuos, desde Camboya a Haití, pasando por Argentina y Noruega.

Llegar más allá de Europa

"Esto requiere un contexto mucho más amplio; de lo contrario, se trataría de un evento local, y uno se preguntaría qué está haciendo Europa aquí. Está aquí exactamente porque este problema es global, e involucra todo un conjunto de acciones y leyes a nivel internacional", apostilla Alain Dumort

La Unión Europea lidera la lucha mundial contra los desechos marinos. Además de sus políticas para frenar los plásticos de un solo uso y reducir los residuos de las artes de pesca perdidas, la UE ha destinado 350 millones de euros a la investigación y el desarrollo en este ámbito.

Una de las tecnologías apoyadas por la UE es conocida como WasteShark y se desarrolla en Rotterdam (Holanda). Este minicatamarán controlado a distancia elimina los plásticos y otros residuos flotantes de la superficie del agua. Sus sensores pueden monitorear los niveles de contaminación y otros indicadores ambientales. Es eléctrico, libre de emisiones y puede recoger cientos de kilos de basura a la vez.

"Lo que estamos intentando hacer es crear una embarcación lo suficientemente pequeña para que pueda entrar en espacios estrechos, donde pueda recojer los desechos, particularmente en puertos y dársenas, y así evitar que todos esos desechos vayan a parar al océano", comenta Richard Hardiman, fundador de Ranmarine Technologie.

WasteShark, la aspiradora de los océanos

Ranmarine, la compañía que fabrica WasteShark, ya ha encontrado clientes en varios países. Los ingenieros siguen trabajando en el dispositivo para que sea totalmente autónomo, de modo que pueda recoger la basura y llevarla de vuelta a la estación de recarga sin necesidad de que nadie la pilote.

"La función básica del WasteShark es muy sencilla. Simplemente nada y recoge la basura de la superficie. Pero por dentro, siempre está cambiando - siempre estamos tratando de hacerlo más ligero, más eficiente y con un mínimo mantenimiento. También estamos construyendo una versión autónoma que nadará de acuerdo a las rutas que se le asignen. Así que siempre estamos trabajando para mejorarlo", explica Tessa Despinic, ingeniero de diseño de Ranmarine Technologies.

Los desarrolladores ven enjambres de sus robots recogiendo basura flotante en un futuro cercano.

"Tengo una visión en mi cabeza que me hace seguir adelante - es decir, estaría sentado en una sala de control desde done podríamos ver dónde están todos los drones a lo largo del planeta, cuántos están operando, cuántos desechos están siendo capturados - y ver el impacto real que tienen por todo el mundo", cuenta Richard.

Las soluciones tecnológicas y las campañas de limpieza desempeñan un papel importante. Pero la clave simple para mantener nuestros mares más sanos es menos basura, una lección tanto para niños como para adultos.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.