Última hora

Buzos de Odysseus encuentran armamento peligroso de la Segunda Guerra Mundial en un lago suizo

Buzos de Odysseus encuentran armamento peligroso de la Segunda Guerra Mundial en un lago suizo
Tamaño de texto Aa Aa

Después de la Segunda Guerra Mundial, se arrojaron entre 100 y 1.500 toneladas de munición a las aguas del lago Lemán en Suiza.

Las autoridades del país aseguran que esto no supone una amenaza porque está enterrada bajo sedimentos y guardada en cofres.

Sin embargo, una asociación francesa de buceo ha cuestionado ese relato, alegando que sus miembros habían visto cajas de municiones abiertas que no se encontraban bajo los sedimentos, sino en la superficie del lago.

"Nos preocupa porque hay una toma de agua potable y un gasoducto cerca de las cajas", dijo Lionel Rard, presidente de Odysseus 3.1, la asociación que trabaja para proteger las aguas.

"Además, no sabemos en qué estado de conservación se encuentra la munición", añadió.

¿Por qué se arrojaron proyectiles, granadas y bombas en el lago Lemán?

Entre finales de la década de 1940 y 1960 se arrojaron al lago hasta 1.500 toneladas de munición.

El aumento de la tensión en Europa empujó a los países a entrar en una carrera armamentística, incluso a aquellos que se declararon neutrales como Suiza.

En el período previo a la Segunda Guerra Mundial y después de la anexión de Austria por parte de la Alemania nazi, Suiza comenzó a aumentar su producción de municiones y armas.

Además, Suiza erigió fortificaciones en sus fronteras, creando una fortaleza de hormigón y montañas que se conocía como el "reducto nacional".

Tras la derrota de la Alemania nazi y el final de la Segunda Guerra Mundial en Europa, este país se encontró con un gran número de armas y municiones.

Inicialmente se almacenaban en almacenes, pero en 1946 y 1947, dos explosiones de depósitos de municiones causaron la muerte de más de una docena de personas y extensos daños.

De esta forma, se propuso como solución la inmersión del armamento. Esto fue estudiado por la historiadora suiza Elodie Charrière en su investigación.

Desde finales de la década de 1940 hasta finales de la década de 1960, el ejército suizo arrojó más de 8.000 toneladas de munición en varios lagos del país.

Tanto el ejército como una empresa privada fueron los encargados de realizar los depósitos de munición en el lago Lemán. Esta empresa privada es de orígen Hispano-Suizo y su fábrica en Ginebra había producido municiones durante la guerra.

El depósito tuvo lugar en una zona de más de 10 km², en la parte más suroccidental, estrecha y poco profunda del lago.

¿Qué dicen los activistas?

"Somos buceadores acostumbrados a entrenar en el lago Lemán desde hace años. Nos enteramos de que había que habían sido sumergidas", dijo Rard.

"Hicimos varias inmersiones y, en la última, bajamos entre 45 y 55 metros. Teníamos una visibilidad de 80 metros.

Había muchas cajas de munición y no estaban protegidas por sedimento. Era muy fácil identificar proyectiles y bombas de todo tipo".

Odysseus 3.1 considera que estas municiones suponen un peligro para la población y el medio ambiente.

¿Qué dicen las autoridades suizas?

El Departamento Federal Suizo de Defensa, Protección Civil y Deportes (DDPS) ha declarado en repetidas ocasiones que la munición vertida no libera sustancias nocivas y que no es necesaria su extracción.

Después de que Odysseus 3.1 diera una rueda de prensa el viernes, el asunto se está debatiendo.

Salima Moyard, política socialista del Gran Consejo de Ginebra, estuvo presente en esta rueda de prensa y llevará el debate al parlamento el próximo 12 de diciembre.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.