Última hora
This content is not available in your region

Poca esperanza para un acuerdo entre Rusia y Ucrania

euronews_icons_loading
Poca esperanza para un acuerdo entre Rusia y Ucrania
Tamaño de texto Aa Aa

Ucrania y Rusia intentarán llegar a un acuerdo para poner fin a la guerra en las regiones orientales de Ucrania. Los presidentes de ambos países se reunirán por primera vez, este lunes... Podrían sellar un alto el fuego y acordar un intercambio de prisioneros. Pero los analistas políticos siguen siendo escépticos en cuanto a la idea de alcanzar un compromiso más profundo.

Leer también | ¿Por qué es importante la ayuda militar de EEUU a Ucrania?

"Bueno, es una reunión importante porque es la primera en tres años y es el primer cara a cara entre Zelensky y Putin. Pero no hay que ser demasiado optimistas. Está claro que la mayoría de la gente cree que no va a haber un gran avance en esta reunión", explica a Euronews Amanda Paul, del European Policy Center.

Ver | Ucrania y los separatistas prorrusos comienzan la retirada de tropas

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, tiene poco margen de maniobra y mucha presión en la calle. Muchos ucranianos consideran que ya ha hecho una gran concesión al retirar algunas tropas del frente.

Por su parte, el presidente ruso Vladimir Putin no parece tener incentivos para resolver las cosas, aunque Francia esté hablando de restablecer las relaciones con Moscú. Pero la Unión Europea se mantiene firme.

"Con Rusia hay que mantener una política de sanciones mientras no haya avances
Josep Borrell
Alto representante de la Unión Europea

Josep Borrell era claro en este asunto: "No sé lo que (las negociaciones) van a dar resultado, pero está muy claro desde mi punto de vista que con Rusia hay que mantener una política de sanciones mientras no haya avances. Y por el momento no los hay".

Pero lo más importante de estas negociaciones será fijar las condiciones para las elecciones en la zona de Donbass. Ucrania quiere recuperar primero el control de los nacidos en Rusia, como se acordó en las negociaciones de Minsk. Y, por el momento, parece una misión imposible.