Última hora
This content is not available in your region

El Senado estadounidense reconoce el genocidio armenio y tensa las relaciones con Turquía

euronews_icons_loading
El Senado estadounidense reconoce el genocidio armenio y tensa las relaciones con Turquía
Derechos de autor  AP Photo/Burhan Ozbilici
Tamaño de texto Aa Aa

Las siempre tensas relaciones entre Turquia y Estados Unidos volvieron este jueves a ponerse a prueba con la aprobación en Washington de una resolución histórica.

El Senado estadounidense reconoció el genocidio armenio a manos del imperio otomano, llevado a cabo entre 1915 y 1923. Tras tres intentos, el senador demócrata Robert Menéndez veía como su resolución recibía al fin el respaldo de la cámara:

"Estamos hablando del primer genocidio registrado en el siglo XX", recordaba Menéndez antes de la votación final. "Conocemos muy bien los horrores que se repetirán más tarde en este siglo, tanto el Holocausto como otros genocidios en todo el mundo. Así que hoy aquí, en el Senado, rompemos esos patrones, y nos unimos a la Cámara de Representantes que aprobó la resolución que reconoce el genocidio por 405 votos a 11. Hoy, el Senado muestra la misma determinación".

La decisión del Senado, con la que no estaba de acuerdo Donald Trump, supone un nuevo e importante punto de fricción entre estos dos países. Turquía ya ha manifestado que la aprobación de la resolución no aporta "nada bueno" a la relación entre ambos, ya de por sí deteriorada a raíz de los acontecimientos en el norte de Siria.

El llamado genocidio armenio, reconocido por 32 países en todo el mundo, consistió en la eliminación y expulsión de cerca de un millón y medio de personas a lo largo de ocho años en el marco de la Primera Guerra Mundial.

Turquía siempre ha defendido que debería ser la historia y no los políticos la encargada de dictar sentencia, una postura que tan solo le ha servido para empeorar sus relaciones diplomáticas con los países occidentales. El pasado mes de febrero Macron cumplía una de sus promesas electorales con la creación del día de la conmemoración del genocidio armenio, con la consiguiente condena desde Ankara.